Manuel López San Martín
Un corredor a consulta ya es exitoso

Un corredor a consulta ya es exitoso

Lun 16 Noviembre 2015 10:20

Un corredor a consulta ya es exitoso

Manuel López San Martín, 17 de noviembre de 2015

En torno al Corredor Chapultepec se han dicho muchas cosas. Quizá como en ningún otro proyecto de gran escala, no solo se ha escuchado a quienes lo defienden y critican, sino que la opinión de la consulta será vinculante. Lo que la mayoría decida, se hará. ¿Qué hay más legítimo -aunque algunos no se sientan cómodos en los ejercicios participación ciudadana- que preguntar a quienes para bien o mal se verán impactados por la obra?

Desde hace por lo menos tres meses –fue el 18 de agosto cuando el proyecto se presentó a la opinión pública-, urbanistas, historiadores, arquitectos y periodistas, han discutido si el proyecto debe o no hacerse, y si debe ser a nivel de calle o en dos niveles. También los vecinos de las principales colonias por las que cruzará, Juárez, Roma y Condesa, han opinado. Como pocas veces se recuerde, se ha discutido un proyecto, se ha transparentado cada etapa, se ha formado un consejo ciudadano –donde lo mismo hay críticos que quienes apoyan la obra- y, jamás se había llevado a cabo un ejercicio de participación organizado por la autoridad electoral, el IEDF, para conocer la opinión de vecinos y que esta sea definitiva para saber si el proyecto va o no va.

En los últimos años se han desarrollado grandes obras de impacto -social, ambiental y económico- como segundos pisos y supervías, y nunca se consultó a la ciudadanía qué hacer. Mucho menos su opinión fue vinculante.

Claro que el Corredor no es perfecto. Podrá nutrirse y perfeccionarse, pero dentro lo que cada quien puede tener como ideal, en el tramo que va de Lieja a la Glorieta de Insurgentes, esto es lo posible. Y no es poca cosa. Porque lejos de solo voltear a ver Av. Chapultepec, que antes del proyecto actual parecía condenada a ser una vialidad sucia, abandonada, insegura, incaminable y cooptada por el ambulantaje, la discusión ha permitido replantear una nueva forma de generar desarrollo.

El debate en torno a la obra ha sido rico, más todavía las discusiones perimetrales sobre asociaciones público-privadas y la participación como detonante del desarrollo. Por ello, sea cual sea el resultado, el Corredor ya es un proyecto exitoso y puede representar un parteaguas. No solo en la forma, sino en el fondo.