Mario Campos
25_desmanes_marcha_normalistas_quema_libreria_26_09_19_km.jpg
Fotos: TW/@Mariomarlo/@Milenio

Claudia Sheinbaum, entre la represión y la impunidad

Lun 30 Septiembre 2019 03:00

Los gobiernos de México llevan años atrapados en un falso dilema que parece no tener solución: permitir los destrozos de los grupos que irrumpen en las manifestaciones o ser tachados como un gobierno represor. Ante la disyuntiva, y lo hemos visto una y otra vez, casi todos han optado por dejar hacer.

Sin embargo, ya va siendo la hora de poner fin a esa situación. Primero, porque la acción de esos grupos daña a personas que ven dañado su patrimonio ante la inacción del gobierno; pero también, porque en esa tolerancia los gobiernos permiten -convenientemente, por cierto - la generación de escenas violentas que luego son amplificadas por los medios y las redes sociales y que son usadas para descalificar a quienes de manera legítima y pacífica expresan su malestar.

La fórmula la hemos demasiadas veces, de manera reciente, en protestas por la falta de resultados en el caso de Ayotzinapa y por las marchas feministas que se han presentado en la ciudad.

Por eso la exigencia para salir de ese falso debate. Porque es mentira que solo existan esas dos alternativas. Y si bien la inacción es condenable tampoco es que se pida un acto de represión. Lo que se espera, y es viable, es un uso adecuado, justificado y proporcional de la fuerza de tal manera que se protejan los derechos de terceros afectados. La libertad de expresión es fundamental pero no debe ser usada como pretexto para justificar acciones como el intento de incendio de una librería, por mencionar solo un caso reciente.

Es verdad que lo que aquí se pide exige una policía entrenada y equipada, capaz de ejercer su autoridad sin abusos ni excesos, tarea que resulta más sencilla que simplemente mirar para el otro lado. El reto está ahí y es momento de que lo asuma la Jefa de Gobierno. Por lo pronto, en lo que eso llega,  bien pueden empezar en su gobierno deteniendo a las personas responsables de los últimos actos violentos pues bien sabemos que en este como en cualquier otro tema de justicia, la impunidad es la mejor invitación para a repetición de los hechos. 

@MarioCampos