Ricardo Anaya, ¿'dirigente berrinchudo' o "freno a la impunidad"?

Mario Campos

anaya_notas18040817.jpg

https://twitter.com/Javier_Corral

Mario Campos

Dom 03 Septiembre 2017 21:59

Cómo ocurre con casi cualquier tema político hay al menos dos posibles interpretaciones de lo ocurrido el viernes pasado cuando no fue instalada la nueva mesa directiva en la Cámara de Diputados.

Para algunos, estamos ante la consecuencia nacional de un conflicto interno; para otros, estamos ante el efecto en la vida interna de un partido, de una disputa nacional. Me explico.

Desde el gobierno parece crecer la idea de que la disputa panista fue la que llevó a Ricardo Anaya a frenar la instalación de la nueva mesa. Lo que de ser cierto implicaría que el presidente del PAN no solo tiene el control sobre la bancada de su partido, sino que además maneja la postura de todos los perredistas, de los diputados de Movimiento Ciudadano y hasta de los y las legisladoras de Morena, que tampoco dieron su respaldo a la propuesta del PRI. Visto así, Anaya sería quizá la segunda o tercera persona con más poder en el país si es capaz de frenar a toda la Cámara solo por su disputa con Margarita Zavala.

Frente a esa lectura hay otra que apunta a que Ricardo Anaya se topó - por convicción, alianzas estratégicas o fortuna - con una causa que hoy es relevante en el plano nacional y me refiero al paso de la PGR a la Fiscalía General de la Nación, con lo que implica en los hechos la llegada de Raúl Cervantes a la nueva institución en un cargo estratégico que tendrá nueve años de duración.

El tema, dada la importancia del cargo, se ha convertido en el centro de la disputa nacional. Al grado que llevó al PRI a conseguir que cuatro senadores del PAN pactaran - aun sin el respaldo del resto de su bancada- para llegar a cargos clave en la conducción del senado. ¿Con qué objetivo según Anaya? Tener los votos para garantizar la llegada de la Fiscalía.

¿Cuál de estas dos narrativas triunfará ante la opinión pública, la del "berrinchudo" y "chantajista" Anaya como han publicado algunos diarios? ¿o la del "líder opositor que busca detener el nombramiento de Cervantes aun con la traición de algunos legisladores del PAN"? La respuesta dependerá de varias cosas:

Por un lado, la capacidad del PRI para convencer al país de que el fondo de todo este conflicto es la batalla por la candidatura del PAN; por el otro, la capacidad de Anaya de presentar ese tema como un asunto central para el país que involucra a muchos actores - partidos y sociedad civil -  más allá de lo que pasa al interior de su partido.

Si en los próximos días el PRI logra la aprobación de la ley secundaria y por tanto del fiscal - incluso con el voto de los llamados "traidores" - entonces dará mayor credibilidad a la narrativa del presidente panista; si desde el gobierno convencen a la opinión pública de la candidatura de Cervantes entonces quitarían esa bandera a Anaya y regresarían el reflector a la batalla interna del PAN en la que Margarita Zavala busca desesperadamente la caída de su dirigente.

Las respuestas las tendremos antes de dos semanas y en todo caso está claro que estamos ante una disputa con implicaciones partidistas, nacionales y con serios efectos en la batalla por la sucesión presidencial. 

App Político MX

DESCARGA
NUESTRA APP

Degradado

y recibe lo mejor de Político.mx

Forma central Degradado
Político MX podcast

PODCAST

degradado Forma 45 grados

Escúchanos en estas plataformas:

degradado