Mario Campos
frente_notas2241017.jpg
¿Tiene futuro el Frente Ciudadano?
Dom 05 Noviembre 2017 21:24

Si hace unos meses me hubieran preguntado sobre la viabilidad de un frente PAN, PRD, Movimiento Ciudadano para el 2018 habría respondido que eso no iba a pasar. No por las diferencias ideológicas - pues la alianza PAN-PRD lleva años en muchos estados sin problemas y MC nunca ha tenido una definición clara en esos rubros - sino por la operación política del PRI que tendría como objetivo estratégico el fracaso de ese acuerdo.

Sin embargo, a estas alturas es claro que los impulsores del Frente se han ganado, al menos, el beneficio de la duda. Primero, porque contra todo pronóstico las conversaciones no solo siguieron sino que se han mantenido. El Frente ya tiene un registro formal ante el INE y en algunos casos - como la batalla contra el llamado #FiscalCarnal - ha mostrado su utilidad como una fuerza política capaz de ser un contrapeso real al PRI y sus aliados.

No obstante el proceso todavía está en marcha y no son pocas las voces que creen que sus días están contados. Según algunos porque hay fuertes diferencias en su interior que provocarán la ruptura. En especial por el proceso para definir quién será su candidato o candidata para la Presidencia de la República.

Y en esa lógica ven inevitable el choque, por ejemplo, entre Ricardo Anaya o Miguel Angel Mancera, o entre los dirigentes partidistas y actores como Rafael Moreno Valle y Silvano Aureoles, que al menos en medios de comunicación insisten en la idea de una elección abierta que les permita entrar al juego de la designación.

En mi opinión esas lecturas están equivocadas porque parten de dos errores: sobreestiman el peso de esos actores y subestiman el poder de Ricardo Anaya. Sí, Rafael Moreno Valle tiene dinero y ha trabajado para ser candidato por el PAN y el PRD desde que llegó a la gubernatura de Puebla, pero lo cierto es que su peso dentro de ambos partidos es muy menor. Y ni hablar del alcance de la influencia de un personaje como el gobernador de Michoacán. 

En el PRD es Mancera quien tiene mayor peso y en el PAN es claro que si Margarita Zavala no pudo con Anaya, menos podrá Moreno Valle.

En segundo lugar, la apuesta por la ruptura supone que en verdad Mancera cree que tiene las mismas oportunidades de Ricardo Anaya de ser candidato presidencial. No es así y él lo sabe. Primero, porque de la alianza es claro que es el PAN el que tiene más peso electoral; y segundo,  porque Mancera entiende que con los números de aprobación que tiene en la Ciudad, no tiene con qué pelear como aspirante a Los Pinos. Y eso Mancera, como político,  lo sabe bien aunque no lo diga en público por cálculo político.

Estoy seguro que el tema de la candidatura lo han hablado y mucho y que las cabezas del Frente harán lo posible para evitar que un externo les reviente el acuerdo. No por convicción sino porque así les conviene. 

¿Eso implica que personajes como Moreno Valle o Aureoles se mantendrán en el mismo paquete? No necesariamente. Podrán presionar, negociar y colocar gente suya en las candidaturas para mantenerse dentro. O claro, podrán romper y hacer alianzas con el PRI o con otra fuerza interesada en golpear al Frente.

Todo eso está todavía por verse. Lo único cierto hasta el momento es que contra todo pronóstico el Frente ha avanzado, Anaya ha ganado puntos como figura - en buena medida ayudado por los conflictos con el gobierno - y el Frente todavía puede ser la gran sorpresa del 2018, ya sea por la candidatura de Anaya o por la presencia de un externo con peso en la sociedad civil que se presente como una opción para castigar el PRI distinta a la que hoy ofrece López Obrador.

Al Frente habrá muchos que le declaren la muerte muy pronto. Yo prefiero apegarme a la evidencia, distinguir la agenda de los medios de la agenda política y esperar a ver qué pasa con este improbable pero real actor. 

@MarioCampos