Maru de Aragón
trump_twitter_uso.jpg
Foto: Político.mx

Twitter y el ejercicio del poder en EU

Vie 08 Noviembre 2019 22:00

La mañana del día de su toma de posesión como presidente de Estados Unidos(EU) – 20 de enero de 2017- Donald Trump tuiteó el siguiente mensaje “Hoy comienza todo. El movimiento continúa. El trabajo empieza”. Desde entonces, Twitter se ha convertido en su principal herramienta para gobernar. Un exhaustivo análisis realizado por el New York Times (NYT) explica cómo ha transformado esta red social en un instrumento de poder potencialmente peligroso. Kellyanne Conway, asesora de la Casa Blanca, lo resume a la perfección: “Trump ha aprovechado a su favor las redes sociales como ningún otro presidente de EU. Necesita tuitear como nosotros necesitamos comer”. 

El resultado del análisis es un panorama muy completo de un mundo virtual al que el presidente dedica bastante tiempo y en el que se mezcla con extremistas, impostores y espías; ofrece además nuevos detalles de cómo explota esta red social para ejercer el poder.

Al tomar posesión de la presidencia, dice el NYT, Twitter era una herramienta política que le ayudó a ganar la elección y un obús digital que le encantaba disparar. Desde entonces, ha integrado completamente esta red social al tejido mismo de su administración, reconfigurando la naturaleza de la presidencia y el poder presidencial. La investigación de este diario indica que en 34 meses de gobierno ha enviado cerca de 11 mil 890 tuits, 5889 de los cuales han sido ataques contra los Demócratas, las minorías, las empresas de noticias y las investigaciones abiertas en su contra.

Antes del nacimiento de internet, dice el NYT, los dirigentes estadunidenses estaban a salvo de la tormenta de la desinformación y los ataques viscerales. Pero con el arribo de Trump a la Oficina Oval, Twitter logró conectar por primera vez la silla presidencial con los rincones más oscuros de la web. 

No hay muchas evidencias que indiquen que al señor Trump le preocupe promover información falsa o incendiaria. Twitter es la red de difusión de la realidad política paralela - “los hechos alternativos” - que su gobierno ha empleado para propagar teorías conspirativas, información falsa y contenido extremista, incluso material que activa a su base electoral. A través de muchos de sus tuits ha atacado la credibilidad de los periodistas, de las agencias de inteligencia y del sistema judicial y ha tratado de erosionar la confianza en las instituciones democráticas.

Trump se informa a través de 47 cuentas que sigue de familiares, gente famosa, periodistas de Fox News que lo apoyan casi de manera incondicional, políticos Republicanos, algunos de los cuales siguen cuentas que promueven sentimientos en contra del Islam y a favor del nacionalismo blanco. La investigación reveló que su hijo menor, Donald Jr. le retuitea mucha información de Rusia sobre temas tan polémicos como la inmigración o los fraudes electorales. También le envía tuits de destacados personajes de la ultra derecha que defienden la supremacía blanca.

Trump está inmerso en un torrente con frecuencia tóxico que llega a su cuenta - casi mil tuits por minuto - que tienen como objetivo llamar su atención. En total, señala este análisis, Trump ha retuiteado por lo menos 247 cuentas no verificadas por Twitter; 145 de ellas con contenido extremista o que promueven teorías conspirativas.

Al retuitear cuentas sospechosas, sin tomar en consideración su identidad o motivos, señala el NYT, ha dado credibilidad a nacionalistas blancos y fanáticos anti musulmanes, entre otros. Cuentas falsas ligadas a los servicios de inteligencia en China, Irán y Rusia han dirigido miles de tuits a Trump: los iraníes con mensajes antisemitas; los rusos le han enviado más de 30 mil tuits de todo tipo hasta de apoyo al muro que pretende construir en la frontera con México. Es tan frenético el alud de noticias falsas, propaganda y odio en la era de la primera presidencia de Twitter que Trump ha ayudado a propagar una cultura de sospecha y desconfianza en los hechos del ambiente político, advierten los investigadores.

La política interior y exterior de EU se maneja desde Twitter. Las reuniones donde se discuten temas que afectan no solo al país sino al mundo entero son “secuestradas” cuando Trump sale con una idea surgida de un tuit.

En 1159 ocasiones ha utilizado esta plataforma para abordar sus temas prioritarios: la inmigración y el muro fronterizo, en 521 ocasiones para defender la aplicación de aranceles, otro de los temas principales de su agenda. En cuanto a la política exterior: ha elogiado a dictadores más de cien veces y se ha quejado en más de 200 ocasiones de los aliados tradicionales de EU. 

Twitter es la oficina personal de facto de su gobierno: a través de tuits ha anunciado la salida o el despido de más de 20 altos funcionarios. Esta red social ha sustituido los comunicados de prensa la Casa Blanca y los mensajes desde la Oficina Oval

El secretario de prensa ya no se reúne a diario con los reporteros; la intensa actividad de Trump en Twitter marca la agenda del día. Por otra parte, con más de 66 millones de seguidores, esta red social se ha convertido en su encuestadora privada la cual ofrece lo que él ve como una validación de su desempeño.

La Casa Blanca declinó hacer comentarios sobre este artículo. Ahora, ante una campaña electoral tan enconada y en medio de una investigación que podría llevarlo a juicio político, los riesgos son más grandes que nunca por lo que Twitter será aún más crucial para su presidencia.

A medida que crece el apoyo popular por el juicio político, Trump está utilizando activamente la plataforma para defenderse. Como dijo uno de sus asesores: “es el arma de destrucción masiva por excelencia”.

Demócratas dan un paso más hacia el juicio político de Trump