Sergio Sarmiento
11_mesa_directiva_030919_km.jpg
Foto: Cuartoscuro.com

Diputados y principios

Mié 04 Septiembre 2019 02:00

No es inusitado que los diputados cambien de partido sin dejar la curul, pero en nuestro país esto no tiene usualmente nada que ver con diferencias de principios sino con las conveniencia de los grupos de poder. 

Al principio de la actual legislatura, por ejemplo, el Partido Verde vendió, sí, vendió, cinco diputados a Morena para que este partido pudiera tener control no solo de la mesa directiva sino de la Junta de Coordinación Política de la cámara baja. 

Ayer hubo nuevamente movimientos. Tres diputados de Morena dejaron la bancada de su partido y lo mismo hicieron dos de Encuentro Social, un partido de derecha evangélica. Los cinco se incorporaron a la bancada del Partido del Trabajo, el representante en la política mexicana de la izquierda radical, al grado que ha rendido homenaje a los repudiados regímenes de Nicolás Maduro en Venezuela y de Kim Jong-un en Corea del Norte. 

Ninguno de los cinco legisladores, sin embargo, ha modificado sus posiciones políticas. Ni los diputados de Morena se han radicalizado ni los conservadores evangélicos del PES se han convertido al izquierdismo ateo del PT. El único propósito de estos movimientos era convertir al PT, por decisión de las cúpulas, en la cuarta bancada en la Cámara de Diputados. 

Estos enroques acompañan la iniciativa para cambiar la Ley Orgánica del Congreso e impedir que la presidencia de la mesa directiva se siga rotando entre los principales partidos políticos. Si Morena no puede quedarse permanentemente en la presidencia, el PT representará a la “oposición”, aunque haya votado siempre con Morena y en obediencia a las instrucciones del Ejecutivo. 

Quizá nuestros políticos no son distintos de los de otros países. Para la mayoría, los beneficios de corto plazo son más importantes que las ideas. Nos hacen recordar la frase de Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros”. 

Twitter: @SergioSarmiento