Sergio Sarmiento
22_amlo_saluda_grito_solemne_notas160919_ct.jpg
Foto: Rodolfo Valtierra/Político.mx

Grito y popularidad

Mié 16 Septiembre 2020 05:00

Uno de los puntos culminantes del año para cualquier presidente es la ceremonia del grito. No es como un informe de gobierno, que solo ven los interesados en la política, sino una celebración en la que participan los mexicanos de todas las creencias y posturas políticas, incluso aquellos que nunca muestran interés en la vida pública. Es un festejo que nos une a todos.

Por eso se entiende que el presidente López Obrador no haya querido cancelar ni el grito del 15 ni el desfile del 16, aunque la pandemia haya obligado a modificar radicalmente el formato. La buena nueva es que sí hubo grito, con un festejo importante, pero sin más público en el Zócalo que periodistas de medios tradicionales y redes sociales. No se ha programado para este 16 un desfile tradicional, pero sí un espectáculo en el que participarán elementos de las fuerzas armadas.

El primer mandatario necesita la cercanía con el pueblo de estos festejos patrios, que empiezan tradicionalmente con el homenaje a los Niños Héroes y terminan con la parada militar. No son momentos fáciles para el país, con más de 70 mil muertos por el covid y una recesión económica que ha dejado a millones sin empleo.

López Obrador ha sabido aprovechar su capacidad de comunicar y su cercanía con la gente para mantener su popularidad personal en estos tiempos difíciles. En la encuesta de encuestas de Oraculus mantiene una aprobación de 58 por ciento contra un rechazo de 38. Es verdad que ha bajado de la aprobación de más de 80 por ciento de principios de 2019, pero mantener estos niveles en medio de una crisis tan fuerte es notable. No importan los errores que ha cometido; la gente lo siente cercano en lo personal.

Twitter: @SergioSarmiento