Sergio Sarmiento
10_evo_morales_llegada_mexico_notas_121119_ml.jpg
Foto. Graciela López/Cuartoscuro.com

La tentación de reelegirse

Mié 13 Noviembre 2019 05:00

El gobierno mexicano tomó la decisión de conceder asilo político a Evo Morales, el expresidente de Bolivia, porque había razones fundadas para pensar que su vida peligraba dentro de su propio país. Las protestas en contra de su reelección --inconstitucional y fraudulenta-- enfurecieron a un grupo creciente de bolivianos que desde hace semanas protestaban por su intento de mantenerse en la presidencia a como diera lugar. 

La decisión del gobierno mexicano cumple con los requisitos para el asilo, pero no podemos olvidar que el propio Evo polarizó a la sociedad, lanzando constantemente mensajes para dividir a la población por razones de clase y de etnia. También Morales dejó a las oposiciones sin vías democráticas, al buscar reelecciones constantes a pesar de que lo prohibía la constitución anterior a su gobierno e incluso la que él impulsó en 2009 y que solo aceptaba una reelección. 

En este 2019 Evo trató de reelegirse para lo que sería un cuarto mandato. Ni la prohibición constitucional, ni un referéndum que él mismo organizó y rechazó su reelección, fueron suficientes para convencerlo de no postularse en 2019. Tampoco lo disuadió el voto en contra de los bolivianos. Por eso perpetró un fraude electoral, como documentó puntualmente un equipo de la OEA al que el propio Evo pidió realizar un análisis de los comicios. 

La suerte de Evo debe ser una lección para todos aquellos en México que quieren violar la Constitución en supuesta obediencia al pueblo sabio. La gran tentación de todos los dictadores latinoamericanos, muchos de los cuales empezaron sus carreras pretendiendo ser libertadores y líderes populares, ha sido la de buscar permanecer en el poder de manera indefinida. Esperemos que el presidente López Obrador, que tantas veces ha declarado que el pueblo manda, no caiga en esta tentación. 

Twitter: @SergioSarmiento