Rechazo a Biden

Sergio Sarmiento

joe_biden_amlo_reunion_mr_notas_091120.jpg

Foto: Cuartoscuro.com

Sergio Sarmiento

Mié 11 Noviembre 2020 05:00

El presidente López Obrador se ha negado a felicitar a Joe Biden, el virtual ganador de la elección presidencial de Estados Unidos. Argumenta que esta felicitación, que sí han ofrecido más de un centenar de mandatarios de todo el mundo, representaría una injerencia indebida en el proceso electoral de nuestro vecino del norte. La decisión se complica más por el hecho de que el presidente Donald Trump, en un rompimiento de la tradición política estadounidense, se ha negado a reconocer su derrota y afirma que ha sido víctima de un fraude.

Lo más común en México es que los candidatos perdedores no acepten sus derrotas, pero en la Unión Americana esta actitud es inusitada. El propio López Obrador ha afirmado ser víctima de fraudes en las cuatro elecciones que ha perdido, las de Tabasco de 1988 y 1994, y las presidenciales de 2006 y 2012: en las dos que ha ganado, en la Ciudad de México en el 2000 y en la presidencial de 2018, ha sostenido que ganó a pesar de los intentos de sus rivales por robarle la elección.

Para alivio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Biden ha demostrado ser un político profesional y emocionalmente equilibrado. Al contrario de Trump, que toma cualquier desafío o menosprecio como un insulto personal, Biden es ponderado en sus reacciones. Es poco probable que quiera empezar un pleito innecesario con el gobierno de México, al cual necesitará para montar estrategias en materia migratoria y de combate al tráfico de drogas. Ayudará a la relación el hecho de que el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, ha tenido desde hace años buenos contactos con el Partido Democrático que regresará a la Casa Blanca el próximo 20 de enero.

El rechazo de felicitar al ganador, sin embargo, puede generar un resentimiento. A pesar de su ecuanimidad, Biden no deja de percatarse que el presidente de México le apostó a su rival, Trump, y que al negarse a felicitarlo dio credibilidad a las acusaciones de un fraude electoral.

Es un costo innecesario, cuando la costumbre es felicitar al gobernante al ser electo. Lo hicieron López Obrador y Ebrard con el boliviano Luis Arce, horas después de que las encuestas de salida lo señalaron como ganador, aunque todavía no se habían contado la mayoría de los votos. Actuar ahora de forma distinta no tiene ningún beneficio, pero sí implica riesgos.

Twitter: @SergioSarmiento

App Político MX

DESCARGA
NUESTRA APP

Degradado

y recibe lo mejor de Político.mx

Forma central Degradado
Político MX podcast

PODCAST

degradado Forma 45 grados

Escúchanos en estas plataformas:

degradado