¿Por qué casas de 50 mdd en EUA se venden más que nunca?

El mercado inmobiliario de lujo se reactivó en años recientes en Estados Unidos.

¿Por qué casas de 50 mdd en EUA se venden más que nunca?
Por qué casas de 50 mdd en EUA se venden más que nunca
Foto: El Financiero

Barbara y Lloyd Macklowe pusieron su casa en venta después de vivir 30 años en ella. Al igual que otras parejas octogenarias, habían decidido que su residencia y su estilo de vida ya no coincidían. “Mis hijos tienen sus propias casas y mis nietos están haciéndose mayores”, dice Barbara.

Sin embargo, a diferencia de las casas de otros jubilados, la propiedad de los Macklowe fue valuada en 60 millones de dólares (mdd), aproximadamente 173 veces el precio promedio de venta de una casa en Estados Unidos.

El inmueble se ubica sobre una delgada franja de arena entre el Atlántico y la laguna de Georgica en East Hampton, Nueva York, unos de los terrenos más valiosos del mundo. Unas puertas más abajo, Calvin Klein acaba de vender dos lotes por un total combinado de 85 mdd. “Cuando la compré supe que estaba frente al mar y que siempre mantendría su valor”, dice Barbara.

“Pero, ¿cómo podría alguien imaginar que iba a valer tanto?” Hasta hace muy poco, no podían imaginarlo. Durante lo últimos 20 años, las casas en Estados Unidos se han vendido ocasionalmente por más de 50 mdd, pero son más bien excepciones.

Solo una se vendió por encima de ese umbral en 2013; el año siguiente registró una ráfaga de ventas de lujo, pero en 2015 las ventas de más de 50 mdd cayeron nuevamente a solo una, una finca frente al mar de 57.3 mdd, también en East Hampton. En 2020, sin embargo, el mercado inmobiliario de lujo alcanzó alturas inéditas, impulsado por las bajas tasas de interés y un mercado bursátil en auge. Y luego subió aún más. Al menos 42 propiedades residenciales se vendieron por más de 50 mdd el año pasado, un aumento de alrededor del 35 por ciento con respecto al año anterior. Cuatro de estas propiedades estaban en los Hamptons, donde los Macklowe, hace tres décadas, decidieron comprar su casa de verano.

“Estaba buscando una casa en East Hampton y escuché sobre esta, que parecía tener un precio razonable para una casa junto al mar”, cuenta Barbara. “Pero, por supuesto, tenía un precio razonable porque era muy vieja y necesitaba trabajo”.

Mansión en la isla Belvedere

Diseñada por el arquitecto posmoderno Charles Gwathmey, esta casa, de 755 metros cuadrados en cuatro niveles (tiene dos elevadores), está a unos 30 minutos en coche del centro de San Francisco. La casa principal tiene tres dormitorios y cuatro baños completos; una casa de invitados independiente tiene otro dormitorio y baño. Casi todas las habitaciones ofrecen vistas panorámicas de la ciudad, el puente Golden Gate y Sausalito. Sus moradores también pueden disfrutar de la vista desde la alberca exterior y la amplia terraza. La propiedad cuenta con garaje para tres autos; un terreno adicional de 0.32 acres, incluido en el precio, tiene otro garaje para dos autos, junto con un apartamento de una habitación y un baño.

Mansión rústica en Colorado

Esta cabaña de lujo a unos minutos del centro de Aspen tiene casi 1,400 metros cuadrados, consta de cinco dormitorios y ostenta madera de 36 especies de árboles. Rodeada por un bosque nacional, la casa tiene altísimas ventanas y su diseño abierto ofrece vistas espectaculares de Aspen Mountain e Independence Pass. Las comodidades incluyen dos ascensores de cristal y un cine; el dormitorio principal tiene su propio sistema de oxígeno, lo que permite a los habitantes sentirse como si estuvieran al nivel del mar a pesar de estar muy por encima de él. Construida en 2015, la casa se puso a la venta el año pasado.

Finca campestre en Virginia

Esta extensa propiedad en las afueras de Charlottesville incluye dos casas señoriales históricas, dos caballerizas, lagos, ríos y bosques. Incluye un tobogán de agua de 55 metros de largo y una pista de go-karts de dos carriles. La propiedad produce ingresos, con 19 viviendas unifamiliares en alquiler en la periferia, un hostería de 1,115 metros cuadrados que se usa para reuniones y un “salón para eventos” separado de 929 metros cuadrados. La cereza del pastel: otro inmueble de 1,115 metros cuadrados con una cervecería artesanal y un restaurante para 250 personas.

Penthouse neoyorquino

Esta vivienda ocupa todo el piso 96 (el más alto) del rascacielos 432 Park Avenue. Ni siquiera un helicóptero tiene las vistas que tiene este apartamento.

La vista desde la sala comedor, desde un impresionante ventanal que recorre la mitad este del edificio, se extiende a través de Queens y Brooklyn hasta Long Island. Y también se puede mirar hacia el sur más allá del Empire State Building para ver la Estatua de la Libertad a unos 8 kilómetros de distancia. Tiene seis dormitorios con baño; la suite principal, que da a Central Park, tiene dos baños y dos vestidores. El rascacielos ha tenido sus problemas, los residentes demandaron recientemente al desarrollador por 125 mdd por supuestos defectos de diseño y de construcción. Dejando a un lado la controversia, el edificio ofrece todas las comodidades, entre ellas un gimnasio, un spa, una piscina de entrenamiento y un restaurante, que entregará comidas, al estilo de un hotel, en la puerta. El precio del penthouse incluye elegantes muebles contemporáneos, con piezas de Hermès, Fendi y Bentley.

Con información de El Financiero