¿Por qué Morena convoca a una alianza popular y qué cambios tendría?

La dirigencia nacional de Morena, encabezada por Mario Delgado, anunció la creación de una “alianza popular” para continuar la transformación, con la que se busca, entre otras cosas, reorganizarse y “potenciar al máximo” su capacidad de movilización con miras a la ratificación de mandato y la sucesión presidencial de 2024.

¿Por qué Morena convoca a una alianza popular y qué cambios tendría?

La dirigencia nacional de Morena, encabezada por Mario Delgado, anunció la creación de una “alianza popular” para continuar la transformación, con la que se busca, entre otras cosas, reorganizarse y “potenciar al máximo” su capacidad de movilización con miras a la revocación de mandato y la sucesión presidencial de 2024. Con ello se perfilan algunos cambios con los que han surgido la inconformidad, principalmente de los llamados “ultras” ¿por qué Morena convoca a una alianza? y ¿qué cambios en el partido implica? Estas son las claves del anuncio que dio Mario Delgado. 

¿De qué va? Mario Delgado afirmó que se convoca a una gran alianza nacional para lograr una movilización histórica que asegure el triunfo en la ratificación de mandato y “que siga el cambio de mentalidad del pueblo”, además en el documento se explica que se debe cerrar el paso al regreso del antiguo régimen.

Las claves de la alianza que se plantea.  

1. Revocación de mandato. La alianza a la que convoca el partido se da a seis meses de que el presidente Andrés Manuel López Obrador se someta a este ejercicio en el que los ciudadanos decidirán si se mantiene en el cargo o no, mismo que será una prueba para Morena tras la baja participación en la Consulta Popular.

2. Afiliación. A partir de este mes de septiembre y hasta mediados de 2022, el partido emprenderá un proceso nacional de afiliación, reafiliación y credencialización, en el que se contempla que cualquier mexicano que busque afiliarse a Morena lo haga libremente.

3. Comité de Defensa de la 4T.  Se llama a que los militantes del partido recorrieran casa por casa para dialogar con sus vecinos y constituir dichos comités para “mantener al pueblo movilizado”.

4. Actualización de estatutos y documentos básicos. El próximo año, el partido realizará las asambleas estatutarias para elegir a sus congresistas distritales y comités estatales. En noviembre de ese año, Morena realizará su Congreso Nacional para renovar a su Consejo Nacional, al Consejo Consultivo y a las Secretarías del Comité Ejecutivo Nacional.

5. Formación de cuadros. El Instituto Nacional de Formación Política se encargará de dar talleres, cursos y seminarios a militantes para ir formando cuadros basados en la ética y honestidad.

El documento está firmado por líderes del partido además de Delgado, como Citlalli Hernández, secretaria general, Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional; Rafael Barajas, el Fisgón, director del Instituto Nacional de Formación Política; Pedro Miguel, consejero nacional. 

Además de gobernadores electos y en funciones, entre ellos Cuauhtémoc Blanco, de Morelos, que llegó al gobierno tras la alianza que Morena tuvo con el PES, así como diputados, senadores y militantes pertenecientes al Comité Ejecutivo Nacional, en la que instan a simpatizantes del gobierno a convencer a los mexicanos para que voten por Morena en las elecciones presidenciales de 2024.

Las inconformidades y los ausentes en la alianza 

Es bien sabido, aunque no abiertamente reconocido que en Morena existen diversas tribus, en la que destacan "los ultra", quienes no vieron con buenos ojos la idea abrir la afiliación a  cualquier personas y que no precisamente están de acuerdo con sus mismos ideales. 

El académico John Ackerman fue el primero en protestar sobre la realización de esta alianza, en la que cuestionó que de los más de 300 consejeros solo firmaron 2 y se deja fuera a la militancia, tomando una decisión de las cúpulas del partido. 

Ackerman aseguró que con la decisión anunciada por Delgado, se anuncia formalmente el aplazamiento “ilegal” del Congreso Nacional hasta noviembre de 2022 y se decide “crear un nuevo partido político de Estado”. 

Advirtió que con ello, además, se desechará por completo el padrón histórico y se abrirán las “compuertas a una afiliación masiva totalmente indiscriminada, donde tendrán manga ancha los grupos clientelares”. 

Ackerman hasta el momento es el único que ha manifestado su inconformidad públicamente, pero cabe mencionar que en la alianza  49 senadores de 62 que conforman el grupo parlamentario firmaron, sin contar a Ricardo Monreal, coordinador de la bancada, que sí aparece entre los firmantes.  

Entre los ausentes se encuentran los senadores Napoleón Gómez Urrutia, José Narro Céspedes, actual vicepresidente de la Mesa Directiva del Senado; Cristóbal Arias Solís, quien ya había manifestado inconformidad con la dirigencia nacional tras las encuestas para elegir a los candidatos a las gubernaturas de 2018 e inclusive Higinio Martínez Miranda, senador con gran influencia en Estado de México.  

Mientras que del lado de los diputados, el coordinador Ignacio Mier, encabeza la lista de los diputados que firmaron, sin embargo no aparece Aleida Alavez Ruiz, recién nombrada vicecoordinadora de la bancada en San Lázaro.