¿Qué gobernadores y exgobernadores han sido señalados por presuntos nexos con el narco?

Gobernadores de Tamaulipas, Jalisco, Michoacán y San Luis Potosí son algunos de los señalados por sus vínculos con el crimen organizado.

¿Qué gobernadores y exgobernadores han sido señalados por presuntos nexos con el narco?
Gobernadores y exgobernadores han sido señalados por sus vínculos con el crimen organizado.
FOTO: PRESIDENCIA/ ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM

Al menos seis de los 31 gobernadores y la jefa de Gobierno han sido señalados por presuntos nexos con el narcotráfico. Recientemente las acusaciones giraron en torno a dos mandatarios ligados a la Cuarta Transformación (4T), Cuauhtémoc Blanco y Cuitláhuac García; sin embargo, no son los únicos señalados y a continuación te presentamos un recuento de lo ocurrido.

Cuauh y Cuitláhuac en la mira

Los gobernadores de Morelos y Veracruz, Cuauhtémoc Blanco y Cuitláhuac García, respectivamente, han estado en el “ojo del huracán”, luego de los recientes señalamientos en su contra. En el caso del mandatario morelense fue una fotografía con presuntos líderes del narco lo que desató una serie de denuncias y señalamientos sobre permitir el acceso del crimen organizado en la entidad.

En la imagen se observa un presunto líder del cártel Guerreros Unidos, del líder del grupo criminal conocido como Comando Tlahuica o Los Tlahuicas; y del líder regional del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Morelos, asesinado el 30 de octubre de 2019.

La foto se sabe que se tomó en 2018, en la parroquia de La Asunción de Yautepec, según confirmó el vicario general de la Diócesis de Cuernavaca, Tomás Toral Nájera. Además, han aparecido mantas que lo relacionan con grupos criminales de la región y con el asesinato del activista Samir Flores.

Al respecto, el exfutbolista refirió que “muchas personas le piden fotografías” y no les pregunta a qué se dedica. Además, se ha pronunciado por que se hagan las investigaciones contundentes e incluso acudió a la Fiscalía General de la República a denunciar nexos del exgobernador Graco Ramírez con el narcotráfico.

En el caso de Cuitlahuac García, luego de la ola de violencia que azotó la entidad y tras el hallazgo de nueve cuerpos en una carretera del estado, su gobierno se ha visto vuelta en señalamientos de vínculos con el crimen organizado luego de que se ligó a Eric Cisneros, secretario de Gobierno, luego que en un video presuntamente el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) ligó al funcionario con el Cártel de Sinaloa.

Alfaro y Cabeza de Vaca también han sido señalados

Francisco García Cabeza de Vaca, actual gobernador de Tamaulipas también ha sido vinculado al narcotráfico. Por esta razón, la Fiscalía General de la República (FGR) solicitó el desafuero del panista por los delitos de delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal.

El panista ha negado las acusaciones e incluso ha dicho que es parte de una estrategia de Morena rumbo a las elecciones a realizarse el próximo 5 de junio de 2022. De acuerdo con reportes, al mandatario tamaulipeco se le relaciona con el Cártel del Golfo, el cual presuntamente ha financiado sus campañas desde que contendió por la alcaldía de Reynosa en 2004.

En el caso de Enrique Alfaro, desde antes de llegar a la gubernatura de Jalisco, ha sido señalado de nexos con el Cártel Jalisco Nueva Generación. Recientemente, el periodista especializado en temas de narcotráfico, Ricardo Ravelo Galó, apuntó que el mandatario emecista habría tejido una red de tráfico de influencias; así como negocios al amparo del poder estatal en Jalisco que involucraría a su familia.

Ante la situación, Alfaro Ramírez interpuso una demanda por daño moral: “No voy a permitir que nadie ponga en entredicho mi fama pública y genere ese tipo de comentarios. Simplemente no lo voy a permitir porque lo han intentado muchas veces y me parece una falta de respeto, incluso una falta de ética el hacer este tipo de comentarios”.

Samuel García y Ricardo Gallardo, señalados desde antes de ser gobernadores

Las campañas de 2021 dieron mucho de qué hablar, principalmente en las gubernaturas de Nuevo León y San Luis Potosí ante las acusaciones de presuntos vínculos con la delincuencia organizada de algunos contendientes -hoy gobernadores-.

En el caso de Nuevo León, el entonces candidato del PRI-PRD, Adrián de la Garza, reveló un video, donde se presume de ese vínculo, esto sobre una fiesta realizada en 1996, en el que se ve a Samuel García, en ese entonces de 10 años, conviviendo con su padre y con Gilberto García Mena, supuesto tío del entonces candidato y conocido como “el June”, quien fue uno de los líderes del Cártel del Golfo.

Mientras que Ricardo Gallardo Cardona, entonces candidato del PVEM y PT a la gubernatura de San Luis Potosí fue ligado a vínculos con la delincuencia organizada tras una indagatoria de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) por presunto lavado de dinero.

Sin embargo, los señalamientos en contra del hoy gobernador vienen con antelación, pues en 2015 fue detenido y puesto a disposición de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) por presuntas transferencias ilegales por más de 200 millones de dólares. Además, que desde 2006, cuando buscó la alcaldía de Soledad, en San Luis Potosí, se habló de que tenía lazos con Los Zetas, que en ese entonces dominaban el narcotráfico en toda esa región del país.

Además, que en 2014, como militante del PRD, fue señalado de estar relacionado con el Cártel del Noreste. Razón por la cual, sus adversarios de la coalición PAN-PRI-PRD pidieron no votar por él en las pasadas elecciones para evitar un “narcoestado”.

Los antecesores

Sin embargo, no han sido los únicos gobernadores o exgobernadores acusados de tener nexos con el narcotráfico. Incluso algunos de ellos como los tamaulipecos Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, se encuentran en prisión por estos temas.

El caso de Mario Villanueva, exgobernador de Quintana Roo (1993-1999) fue emblemático pues fue uno de los primeros señalados y sentenciados por narcotráfico por sus nexos con Amado Carrillo Fuentes, “el Señor de los Cielos”.

Tomás Yarrington, gobernador de Tamaulipas de 1999 y 2005, se encuentra en prisión en Estados Unidos, señalado de presuntos nexos con el Cártel del Golfo y Los Zetas. El político mexicano se declaró culpable de haber recibido más de 3.5 millones de dólares en sobornos que utilizó para comprar propiedades en EUA.

Rodrigo Vallejo, hijo del exgobernador de Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa, fue condenado a prisión por sus nexos con La Familia Michoacán y Los Caballeros Templarios, luego que se le ligara con cobro de derecho de piso, de establecer contactos con políticos y empresarios y facilitar operaciones de lavado de dinero.

Jesús Reyna García, interino como gobernador de Michoacán tras la licencia de Fausto Vallejo, en 2014 fue detenido por presuntamente acusado de proteger a Los Caballeros Templarios. Fue recluido en el penal del Altiplano y liberado en 2018, luego de pasar más de cuatro años en prisión acusado de delincuencia organizada y delitos contra la salud.

Eugenio Hernández, gobernador de Tamaulipas de 2005 a 2010, es señalado por la DEA de presuntamente haber recibido dinero de Los Zetas para que los narcos pudieran operar en ese estado. Fue detenido el 6 de octubre de 2017 acusado de los delitos de peculado y lavado de dinero y se autorizó su extradición a Estados Unidos, hecho que aún no se ha concretado por los diversos amparos que ha interpuesto el exmandatario que se encuentra preso en el penal de Tenango del Valle.