¿Quiénes son y qué hacen los cabilderos en el Congreso?; estos son los alcances según las normas vigentes

De acuerdo con el Padrón de Cabilderos de la LXV Legislatura  se mueven unos 380 personajes que buscan influir en la toma de decisiones legislativas , pero de lo cual no se informa realmente.

¿Quiénes son y qué hacen los cabilderos en el Congreso?; estos son los alcances según las normas vigentes
Congreso de la Unión
Fuentes PMX

De nueva cuentas surgió una polémica relacionada con alguien que representa un sector económico que tiene interés en torno a una iniciativa en el Congreso de la Unión. Tan solo el término “cabilderos” tiene más connotaciones negativas que un papel legítimo frente a cuestiones que pueden afectar a miles de personas y a millones de pesos en inversiones. Aunque hay una regulación para su intensa actividad también se revela poca transparencia.  Un primer dato: de acuerdo con el Padrón de Cabilderos de la LXV Legislatura se mueven unos 380 cabilderos que buscan influir en la toma de decisiones legislativas relacionadas con temas de interés nacional, pero de lo cual no se informa realmente.

¿Quiénes son los cabilderos?
Los expertos en el tema señalan que el cabildeo no busca recibir una respuesta cualquiera, sino aquella acorde con sus intenciones, por ello, es necesario determinar qué intereses albergan, a quién representan, cuál es su objetivo y, en su caso, en qué se traducirá el ver logrado su objetivo. Una vez hecho esto, corresponderá a los legisladores determinar los costos o beneficios sociales de las políticas públicas que significará, en su caso, el adoptar y plasmar en la ley dichos intereses.

De acuerdo con el listado más reciente, 216 son representantes de personas físicas  y 164 son morales. Por supuesto que hay de empresas y corporativos así como enviados por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex). También hay cabilderos de asociaciones con grandes intereses económicos, como la Asociación Mexicana de Energía Eólica y la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD).

Los antecedentes para los cabilderos en el país datan de 2002 a 2008, periodo en el que se presentaron 22 iniciativas y proyectos legislativos en la Cámara de Diputados y cuatro en el Senado de la República para regular con transparencia y rendición de cuentas esta práctica. Sin embargo ninguna de ellas prosperó.

¿Qué dice el reglamento?
Fue apenas en septiembre de 2010 que entró en vigor el Reglamento del Senado de la República donde se regularon las prácticas de cabildeo que se presenten ante los senadores, ya sea de forma individual o en su conjunto. Allí se establece la obligación
por parte de las comisiones y los senadores, de informar por escrito a la Mesa Directiva de las actividades realizadas ante ellos por cabilderos en la promoción de sus intereses.

Allí se prohíbe tanto a los senadores como a su personal de apoyo, aceptar dádivas o pagos en efectivo o en especie por parte de persona alguna que realice cabildeo o participe de cualquier otro modo para influir ilícitamente en las decisiones del Senado, toda infracción a esta norma será castigada en términos de las leyes de responsabilidades o la legislación penal, según corresponda.

Por su lado,  en el Reglamento de la Cámara de Diputados que entró en vigor el 3 de enero de 2011 se entiende por cabildeo toda actividad que se haga ante cualquier diputado, diputada, órgano o autoridad de la Cámara, en lo individual o en conjunto, para obtener una resolución o acuerdo favorable a los intereses propios o de terceros.

Se indica que todo individuo que pretenda realizar cabildeo por más de una vez en la Cámara, deberá inscribirse al inicio de cada legislatura en un registro público, elaborado por la Mesa Directiva, el cual se difundirá de manera semestral en la gaceta y en la página electrónica, con los datos proporcionados por quienes se registren. La inscripción tendrá vigencia por el tiempo que dure la legislatura correspondiente. Una vez cumplido el requisito de inscripción se  expedirá para cada cabildero una identificación con fotografía que deberá ser portada durante su estancia en las instalaciones de la Cámara. Se podrá cancelar el registro a quien no acredite fehacientemente el origen de la información que proporcione a cualquier legislador, comisión, órgano, comité o autoridad de la Cámara.

Leyes que no llegan
Se tiene registro de momentos polémicos o leyes que supuestamente no avanzaron debido a la actividad de los cabilderos, según los testimonios recabados. Apenas a finales de marzo de este año, legisladores y organizaciones de la sociedad civil señalaron que presiones de transportistas y del sector de automotriz habrían frenado de nueva cuenta la aprobación del decreto que crearía la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial para responder al reclamo de evitar en las calles y carreteras del país las muertes evitables.

De acuerdo con la crónica legislativa el dictamen estaba listo para ser votado en el pleno del Palacio Legislativo de San Lázaro el 17 de marzo; de acuerdo con activistas lo frenó el cabildeo de empresarios que tuvieron eco en los diputados de Morena y ante las dudas ventiladas por la Secretaría de Economía.

Según el diputado morenista Francisco Javier Borrego Adame y secretario de la Comisión de Comunicaciones y Transportes, la ley estaba mal dictaminada. “Es necesario escuchar la opinión de los representantes sobre el tema de la movilidad, los transportistas, que se sienten afectados”, planteó el legislador.

Una presencia incómoda
La polémica más reciente surgió apenas el 11 de abril cuando se detectó que una persona identificada con el nombre de Paolo Salerno se encontraba sentado en una curul en el Pleno de la Cámara de Diputados  junto a la diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Edna Gisel Díaz. Fue identificado como Coordinador del Comité de Energía de la Cámara de Comercio Italiana en México, asociada a la empresa de energía Engel Group.  

El coordinador de la bancada de Morena, Ignacio Mier, publicó en redes sociales un par de mensajes con videos e imágenes incluidas, para sustentar sus acusaciones respecto a que los congresistas de la oposición representan intereses particulares

Desde la fracción del Sol Azteca se aclaró que el “invitado” es un “asesor externo” que ha participado en distintas actividades como el parlamento abierto de la reforma eléctrica y estuvo presente en la reunión de las comisiones unidas, como lo hicieron asesores de otras fracciones parlamentarias, sin que ello haya representado incumplimiento a las disposiciones reglamentarias.

Al respecto, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez, hizo un llamado formal a las fracciones parlamentarias a que se abstengan de meter al salón de sesiones, durante la discusión de la reforma eléctrica, “a cabilderos y personas no autorizadas y aún más, que tengan intereses particulares en el tema a debate” según la comunicación publicada en sus cuentas en redes sociales y dirigida a los grupos parlamentarios.