Se avecina un golpe contra la libertad de expresión desde San Lázaro

Lo que prevé el cambio a la ley es que los códigos de ética de los medios se deberán ajustar a los lineamientos que emita el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT)

Se avecina un golpe contra la libertad de expresión desde San Lázaro

Un nuevo golpe contra la libertad de expresión viene desde San Lázaro. Mañana jueves 28 de abril, antes de terminar el periodo ordinario de sesiones, los diputados de Morena tienen previsto avalar una serie de cambios a la ley que significará un límite más a la libertad de los medios y sus audiencias.

Se trata del proyecto de decreto por el que se reforma el párrafo segundo y se deroga el párrafo tercero del artículo 256 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión y se deroga el artículo Segundo Transitorio del “Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal De Telecomunicaciones y Radiodifusión” publicado en el Diario Oficial de la Federación el 31 De octubre De 2017.

Entre otros cambios, este proyecto considera que los concesionarios de radiodifusión, televisión o audio restringidos deberán expedir Códigos de Ética con el objeto de proteger los derechos de las audiencias. Hasta ahí, todo bien, pero lo que prevé el cambio a la ley es que estos códigos se deberán ajustar a los lineamientos que emita el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), los cuales deberán asegurar el cumplimiento de los derechos de información, de expresión y de recepción de contenidos en términos de lo dispuesto en los artículos 6o. Y 7o. de la Constitución.

De concretarse la modificación, el IFT tendrá la potestad de decidir qué es lo correctamente ético que puede hacer cada medio y qué no. 

Actualmente, la ley establece que los concesionarios “deberán contar con un Código de Ética, que, bajo un principio de autorregulación, tendrán por objeto informar al público en general la forma detallada como el propio concesionario se compromete a respetar y promover todos y cada uno de los derechos de las audiencias enumerados en el presente artículo… El Código de Ética será emitido libremente por cada concesionario y no estará sujeto a convalidación o a la revisión previa o posterior del Instituto o de otra autoridad, ni a criterios, directrices, lineamientos o cualquier regulación o acto similar del mismo Instituto u otra autoridad”.

Es decir, hoy día son los medios quienes generan sus propios códigos de ética, sin más compromiso que el del respeto a sus audiencias y hacia su propio compromiso de conducirse de la mejor manera. ¿Será que mañana los diputados le pondrán punto final a esa libertad?

Estás en Politileaks, la sección de trascendidos de Político MX. La información que acabas de leer ha sido proporcionada por las fuentes confidenciales de nuestro medio que tienen acceso a información exclusiva y de primera mano. Este reporte ha sido publicado bajo la norma que nuestra línea editorial marca. Si tienes información o deseas hacer una aclaración, nos puedes escribir al correo [email protected]