Sheinbaum y Ebrard, así van construyendo su imagen rumbo a 2024

Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard se perfilan como los "punteros" para buscar la candidatura de Morena a la Presidencia en 2024.

Sheinbaum y Ebrard, así van construyendo su imagen rumbo a 2024

Aunque aún faltan tres años para las elecciones presidenciales, los “punteros” morenistas Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard dan señales que van realizando cambios en su imagen con miras a sus aspiraciones en 2024. Si bien, solo el canciller ha hecho públicas sus aspiraciones, para nadie es un secreto que la jefa de Gobierno tendría las cartas para pelear la candidatura, es por ello que algunos cambios -como la imagen institucional del Gobierno de Ciudad de México- han sido calificados por columnistas políticos como los primeros guiños de la mandataria capitalina para suceder al presidente Andrés Manuel López Obrador.

El destape

El pasado mes de julio, el canciller Marcelo Ebrard reconoció públicamente por primera vez su intención de participar en la pugna por la candidatura de Morena para 2024.

“Faltan dos años y medio, dediquémonos a trabajar, seamos eficientes, respetemos a los demás, actuemos en función de eso (...) Y por supuesto que cuando se den las normas, lleguen los tiempos, cuando eso llegue, estemos preparados para participar de acuerdo a las reglas”, apuntó Ebrard durante una conferencia mañanera de AMLO el pasado 13 de julio.

En esa misma conferencia el canciller refirió “hay que agradecerle al presidente que nos tome en cuenta”, esto luego que López Obrador dio su lista de posibles “corcholatas” para la sucesión presidencial.

Por su parte, Sheinbaum Pardo ha reiterado que se mantiene concentrada en el gobierno de Ciudad de México, esto pese a que las encuestas la perfilan como una de las principales cartas en Morena y luego de las porras y gritos de "¡Presidenta, presidenta!" que salieron a relucir durante un mitin celebrado en el Auditorio Nacional en el marco de la celebración por los tres años del triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones de 2018.

Cambio en la imagen

Otras modificaciones que tienen “tintes presidenciables” son cambio en la imagen institucional del Gobierno de Ciudad de México, que dejó atrás los colores verde, dorado y gris para apegarse más a los guindas, marrones y gris, que emulan a los que encabeza el Gobierno Federal.

El cambio en los colores del gobierno que encabeza Sheinbaum Pardo llegó a la mitad de su mandato, tras la derrota electoral que vivió Morena en la capital del país y en medio de los destapes de morenistas para la contienda electoral a celebrarse en los próximos años.

De acuerdo con el manual de identidad, con el cambio de imagen, el gobierno capitalino busca llevar una comunicación creativa, eficiente e inclusiva donde se vean representados todos los capitalinos. Al ser cuestionada al respecto, Claudia Sheinbaum afirmó que este cambio de imagen fue consensuado y consideró prudente dejar el color verde que le caracterizaba a su administración para empalmar a los colores del presidente López Obrador.

En tanto, el canciller Marcelo Ebrard ha implementado una nueva estrategia en sus redes sociales donde comparte eventos públicos y no tan públicos, pues publica imágenes sobre su oficina y rincones favoritos de la Cancillería.

Incluso recientemente comenzó a ser activo en la red social de Tiktok, la plataforma que ha cautivado a los “centennials”, es decir, los jóvenes y adolescentes que constituyen la generación de relevo de los “millenials”, y que podría ser su apuesta rumbo a 2024. 

En la plataforma de videos, que se volvió muy famosa en los últimos dos años, el canciller ya tiene más de 5,500 seguidores, así como más de 200 mil “me gusta” en los videos de su canal, que aunque fue abierto desde agosto fue hasta septiembre que sus publicaciones comenzaron a cobrar relevancia entre los usuarios de esa red social.

Vida personal

En últimos años, las parejas sentimentales de los políticos han cobrado relevancia en los análisis sobre las estrategias y aspiraciones presidenciales, en ese sentido, destacó el acompañamiento que tuvo la jefa de Gobierno durante la pasada ceremonia del Grito de Independencia en la que estuvo acompañada por Jesús María Tarriba Unger, especialista en riesgos financieros y quien sería la pareja sentimental de Claudia Sheinbaum.

Saltó a la luz la presencia de Tarriba Unger, pues en tres años al frente del gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum ha mantenido su vida personal fuera de sus vida como funcionaria pública.

En ese tenor, el canciller Marcelo Ebrard ha resaltado el acompañamiento que le ha dado su esposa, Rosalinda Bueso, exembajadora de Honduras en México, a quien recientemente agradeció por acompañarlo en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) o en la firma del memorando de entendimiento para un diálogo que busca resolver el conflicto político y social en Venezuela, con sede en el país.

“Gracias por acompañarme en este momento tan relevante para México”, escribió el secretario de Relaciones Exteriores en su cuenta de Twitter acompañado de una foto de su cónyuge, quien se desempeñó como embajadora de Honduras en México de 2007 a 2010.