El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió crear un catálogo que incluya las sanciones electorales a funcionarios de cara a las elecciones del próximo 2 de junio, incluído al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Da clic aquí y entérate de todo sobre las elecciones y la política en nuestro canal de WhatsApp

La Sala Especializada ordenó que se implemente esta lista de sujetos sancionados, en el cual se ordenen y sistematicen aquellas resoluciones firmes que indiquen la existencia de alguna infracción en contra del mandatario federal y otros burócratas.

Los magistrados determinaron que el documento sea público y pueda consultarse por la ciudadanía y participantes políticos en los comicios de este año, además de que puede servir a los órganos electorales para calificar el presente proceso electoral.

La propuesta presentada por la magistrada Janine Otálora, contemplaba la elaboración de un cuaderno auxiliar o de antecedentes de López Obrador y otros actores por violación al sistema electoral. 

Sin embargo, a propuesta de la presidenta del TEPJF, Mónica Soto, los magistrados acordaron la creación del catálogo, el cual únicamente contendrá las sentencias firmes y no la emisión de medidas cautelares.

AMLO sí violó la ley en ‘AMLO Fest’

La decisión del Tribunal de realizar dicha lista se dio luego de que confirmó la sentencia de la Sala Regional Especializada en la que se señaló actos de promoción personalizada, uso indebido de recursos públicos y vulneración a los principios de imparcialidad, neutralidad y equidad en el “AMLO Fest 2023”, la cual fue impugnada por AMLO.

En sesión pública presencial, la Sala Superior desechó la impugnación del presidente y determinó que los elementos de las infracciones se encuentran debidamente acreditados, ya que él usó su cargo para “generar un rechazo a otros partidos políticos” durante su Quinto Informe de Gobierno.

Político MX te recomienda: Gobernadores de la 4T vs TEPJF: niegan que el presidente vulneró la equidad con ‘AMLO Fest 2023’

Se consideró que el discurso se emitió con fines propagandísticos, cuyo objetivo o finalidad fue la adhesión o aceptación de la ciudadanía respecto de la administración pública federal que encabeza, por lo que no podía ampararse en la libertad de expresión.