El priista Williams ‘Willy’ Ochoa Gallegos, candidato al Senado por Chiapas de la coalición Fuerza y Corazón por México, sufrió un presunto intento de secuestro entre la mañana y el mediodía de este viernes mientras se trasladaba con su equipo en la carretera. 

Da clic aquí y entérate de todo sobre las elecciones y la política en nuestro canal de WhatsApp

Los hechos fueron dados a conocer por el dirigente del PRI en el estado de Chiapas, Rubén Zuarth a través de un vídeo en Facebook, condenando los actos que catalogó como de intimidación en contra del candidato opositor

“Me comenta que sufrió un intento de intimidación, un intento de secuestro saliendo del municipio de Villa La Rosa donde sostuvo una reunión con la militancia de uno de los partidos que conforma la coalición”, señaló. 

Se trató de un evento con la organización Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC) y militantes del PRD en el citado municipio. Cuando en la carretera una camioneta y unos motociclistas con presunta gente armada lo siguieron hasta los límites de Teopisca, cuando culminó la persecución.

Pidió al INE que apresure y fortalezca las medidas de seguridad a los candidatos, pues “este tipo de acciones no se pueden permitir”. Mientras que al gobierno estatal y federal que garantice la seguridad en las carreteras para que en las elecciones predomine el intercambio de ideas, no la intimidación a candidatos opositores.

¿Quién es Willy Ochoa?

Williams es secretario de Planeación y Estrategia del PRI, partido donde se ha desempeñado en diversos cargos internos, y en el 2018 fue gobernador provisional del estado sustituyendo a Manuel Velasco cuando se postuló por una candidatura al Senado.

Fue diputado local en el Congreso del Estado del 2009 al 2012 y del 2015 al 2018, mientras que del 2012 al 2015 fue diputado a nivel federal. También fue candidato a la presidencia municipal de Tuxtla Gutiérrez en 2021.

Ese mismo año, la Fiscalía de Delitos Electorales lo investigó por posibles delitos electorales por una denuncia de presunta compra de credenciales, cosa que negaron los partidos opositores.