Xóchitl Gálvez, candidata de Fuerza y Corazón por México a la Presidencia, aseguró que en el primer debate presidencial se sintió incómoda al portar un traje sastre y no su acostumbrado huipil, pues afirmó que se sintió “fingida”; por lo que advirtió que “¡mandará al carajo!” cosas de su campaña

Da clic aquí y entérate de todo sobre las elecciones y la política en nuestro canal de WhatsApp

Durante un Space de X para hablar del libro “Xingona”, la candidata presidencial de la oposición confesó que durante su campaña ha vivido cosas muy duras, la mayor de todas, la difusión del video de su hijo Juan Pablo Sánchez Gálvez; así como analizar la posibilidad de que a la gente no le guste que ande con huipil, por lo que ha tenido que “hacer un esfuerzo” para vestir traje sastre. 

“En esta campaña he vivido cosas durísimas y quizá la más dura es la que pasó con mi hijo, tengo que decirlo porque… y de repente he estado pensando ‘es que la gente no te quiere de huipil, porque una presidenta no puede traer huipil’. He hecho el esfuerzo de traer traje sastre que sí lo uso, pero me incomoda y creo que en el debate nunca estuve cómoda, la verdad me sentía fingida”, sostuvo Xóchitl Gálvez

Reconoció que durante el primer debate presidencial, en donde se le vio seria, pensativa, haciendo gestos e incluso nerviosa, se sintió incómoda y hasta fingida; por lo que advirtió que en el último tramo de su campaña “mandará al carajo muchas cosas” que, dijo, ya no estará dispuesta a aceptar.

“Creo que voy a mandar al carajo muchas cosas, que no estoy dispuesta a aceptar y voy a ser yo y si me quieren como soy adelante. Por supuesto que soy una mujer que está preparada, por supuesto que soy una mujer que sabe resolver problemas, pero sobre todo soy una persona que ama al prójimo y eso es lo que tienen que valorar los mexicanos y que soy capaz de hacer equipos”, afirmó Xóchitl Gálvez