Presidencial
ANAYA_pgr_1200_notas19050318.jpg

Anaya y la pesquisa en su contra de PGR que no existe

Lun 05 Marzo 2018 18:53

Entramos a una nueva semana del “escándalo” y la polémica que rodea a Ricardo Anaya, candidato presidencial de la coalición “Por México al Frente”; pero si vemos “el bosque” o esperamos a que baje la marea, nos podremos percatar que objetivamente no hay nada contra el político panista. La percepción ante los hechos es que, sí, la PGR se ha prestado a un juego más mediático que judicial o legal.

Ha sido tal el ruido de la discusión entre los involucrados, las víctimas colaterales y los posibles implicados que pocos reparan que se habla de una investigación en marcha, sobre hechos que posiblemente sean un delito, que no hay pruebas concretas salvo unos documentos y que privan comentarios como “hay indicios de que probablemente pudiera estar relacionado”.


Un breve repaso de acontecimientos y declaraciones nos da una mayor luz: 

- El 20 de febrero el abogado Adrián Xamán McGregor acusó a Ricardo Anaya, de lavado de dinero; aseguró que sus clientes Alberto “N” y Daniel “N” han sido hostigados.

- El 21 de febrero pasado la PGR informó que se investigan hechos “probablemente constitutivos de lavado de dinero”, entre los que se mencionó a Manuel Barreiro.

- Este es es el empresario que compró la nave industrial propiedad de Ricardo Anaya.  La transacción se hizo de la empresa Uniserra S.A. de C.V. a la empresa Manhattan Masterplant Development por la cantidad aproximada de 54 millones de pesos.

- El abogado McGregor dijo que Barreiro encargó a Alberto y Manuel “N”, construir un esquema en donde se utilizaran empresas fantasma o fachada, constituidas algunas de ellas por prestanombres o testaferros.

- Ese día 21, la PGR precisó que se trata de la denuncia recibida el 26 de octubre de 2017 sobre presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita; destacó que “las investigaciones se conducen, entre otros propósitos, para el esclarecimiento de los hechos no contra personas”.

- El 26 de febrero, la dependencia volvió a girar citatorios a los quejosos para que se presenten a declarar ante la Unidad Especializada en Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y de Falsificación o Alteración de Moneda.


Como puede leerse, no hay mención directa sobre Ricardo Anaya; hay otros personajes involucrados en esa demanda y en esa pesquisa. El punto de inflexión que hizo crecer las dudas fue a partir de dos videos: el de la boda de Manuel Barreiro a la cual sí asistió el exlíder panista, y el de la PGR cuando asistió a conocer la demanda en su contra, presentó un escrito y no quiso declarar de manera formal.


El movimiento de la dependencia federal sorprendió por lo inédito y lo revelador; pero en rigor no aporta a la aclaración de la denuncia central sobre movimientos financieros irregulares y quiénes participaron. La PGR justificó la difusión bajo el argumento de que se había puesto en duda la forma de actuar de la institución y que se trata de un caso “emblemático”.

En su comunicado indicó que ha realizado cateos autorizados por un juez de Control a diversos inmuebles; aseguramiento de cuentas bancarias, inspecciones a varios inmuebles, además de solicitud de alertas migratorias a nivel mundial. Es decir la investigación está en marcha pero ni de lejos hay personas llamadas a declarar o que puedan quedar vinculados bajo proceso.

Ese es el estatus: a Ricardo Anaya se le menciona, se infiere que “podría estar”, es conocido de los involucrados en una denuncia, pero nada más. El juego es para quien lo quiera tomar.

AMLO encabeza, Meade en segundo y Anaya tercero: El Heraldo