Gobierno Federal
amlo_epn_transicion_notas080818.jpg
Prensa AMLO /Cuartoscuro AMLO es presidente electo, ¿cómo inicia la transición con EPN?
Mié 08 Agosto 2018 19:11

Ahora sí, con la constancia en la mano Andrés Manuel López Obrador puede iniciar los trabajos formales de transición sexenal rumbo a la toma de poder el 1 de diciembre. Prácticamente se destraban los impedimentos legales (y hasta políticos) para que ahora él y su equipo empiezan a “levantar alfombras”, “revisar cajones y gavetas” y “abrir closets” para saber con la mayor absoluta certeza en qué estado se encuentra el gobierno que va a recibir.

Lo primero que se esperaría ahora por parte del presidente saliente Enrique Peña Nieto es designar al equipo base y que se reúnan cuanto antes. Es una primera señal de concordia, estabilidad y certidumbre, tanto para los inversionistas y los mercados, como para los propios electores.


También en estas horas deberá discutirse cómo hacerle llegar al equipo de transición los 150 millones de pesos presupuestados para que puedan realizar sus tareas. Cabe mencionar que estos recursos tienen que justificarse a plenitud ante la Auditoría Superior de la Federación. Es pertinente recordar que con Enrique Peña Nieto en 2012 hasta se devolvieron parte de esos recursos.

Es altamente probablemente que el equipo de López Obrador comience a tener reuniones con sus contrapartes en funciones. Será tema casi cotidiano contar esos encuentros debido a lo extenso del gabinete legal, así como del ”ampliado” en donde aún falta definir algunos nombramientos. Ni qué decir que tarde que temprano en las próximas semanas  el presidente electo deberá tener contacto con las Fuerzas Armadas para definir a sus próximos titulares.


Hay un trabajo más fino que quizás deba realizar el presidente electo con miras a la toma de posesión. Entrar en contacto y establecer mesas de trabajo con los gobernadores, sobre todo en las  entidades federativas donde subsisten operativos federales, así como en los que habrá una transición en el gobierno estatal. Es fundamental no dejar vacíos de poder que puedan ser detectados y administrados por el crimen organizado.


Por supuesto que en la agenda debe estar una o más reuniones entre Enrique Peña Nieto y López Obrador. Cada vez que lo hagan será enviar y reforzar un mensaje político a todos los sectores; aunque habrá quienes digan que ahora el mandatario electo bien podría asistir a todos los eventos que lo inviten, seguramente hará la ponderación de no intervenir, “no eclipsar” al todavía presidente en funciones.

No hay que descartar que en el horizonte podría haber nubarrones como una falla de último momento en las renegociaciones en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte; una “burbuja” extrema de volatilidad financiera que obligue a acciones bruscas en materia económica, o que el crimen organizado arrecie sus actividades y genere zozobra entre la población. De todo ello debe estar consciente López Obrador y su equipo hasta el momento en que se le coloque de manera formal la banda presidencial.

Equipo de transición y morenistas celebran constancia de AMLO