Gobierno Federal
expresidentesdrogas1200_notas12270918.jpg
Foto: Cuartoscuro Expresidentes cambian su postura sobre uso y consumo de drogas
Jue 27 Septiembre 2018 19:46

Inédito, por decir los menos, el que un conjunto de exmandatarios latinoamericanos se haya pronunciado en contra de las drogas y en favor de un cambio de política sobre ellas en el Hemisferio. Por supuesto que los nombres aún generan controversia y hasta rechazo en amplios sectores: las cejas se alzan más ante sus osados planteamientos. En el caso de los expresidentes mexicanos, ellos también se han colocado en el péndulo del “prohibicionismo” al de la apertura y la búsqueda de la legalización.

Primero en el ámbito global durante el discurso emitido en la Sesión Especial sobre el Problema Mundial de las Drogas (UNGASS, por sus siglas en inglés) y luego aquí en Ciudad de México en la presentación del reporte “La política de drogas en México: causa de una inmensa tragedia nacional, una propuesta radical pero indispensable para remediarla”, llamó poderosamente la atención el “mea culpa” del expresidente Ernesto Zedillo; planteó que México bien pudo tener una ruta distinta en este campo.


Reconoció que él mismo falló al implementar esta estrategia prohibicionista durante su gobierno; a casi 20 años de haber dejado el cargo, Zedillo advirtió que México debe empezar a regular las drogas “para que el Estado tenga el control de las sustancias psicoactivas en lugar de dejarle la responsabilidad a las organizaciones criminales”.


Fue precisamente su sucesor, el panista Vicente Fox, quien más temprano cambió de parecer al grado de ser ahora un declarado impulsor de la “legalización”. 

“Llegó la hora de dar la madre de todas las batallas en contra del crimen organizado”, dijo Vicente Fox en dos ocasiones, en abril y en junio del año 2000, poco antes de la jornada electoral; ahora, como expresidente ha dado declaraciones en las que propone legalizar todas las drogas, incluida la cocaína y las de creación sintética.

Durante 2016 el presidente Enrique Peña Nieto presentó un nuevo decálogo en el que enfatizó que se debe transitar de la “prohibición a una efectiva prevención y eficaz regulación” de las drogas. De plano reconoció que el manejo actual al tema no ha funcionado y que se necesita un nuevo enfoque, pues “el esquema basado en el prohibicionismo no ha logrado inhibir la producción, el tráfico ni el consumo de sustancias”.


De esa manera el actual mandatario “se montó” en la ola de declaraciones y posturas al respecto; expresidente de Colombia, César Gaviria Trujillo, quien logró poner fin a la amenaza que representaba el narcotraficante más famoso del mundo, Pablo Escobar, reconoce que la prohibición ha sido más dañina que las drogas mismas.

Subrayó que en el reporte presentado se tiene la la opinión de 12 expresidentes quienes defienden que ha llegado “la hora de implementar mercados regulados de sustancias adictivas". En sus conclusiones los líderes recomiendan reformar los tratados internacionales que se han sumado al veto y a la vez iniciar una regulación de aquellas drogas menos potentes para el organismo.

Es así que ese otro flanco se abre para el posible camino de la legalización de algunas sustancias como la marihuana; las voces que con el tiempo y la experiencia se han percatado que los pueblos  de América Latina tarde que temprano llegarán  a esa “revolución” que ya se vive en otras latitudes de una venta legal, segura y ordenada de drogas.

AMLO a Zedillo sobre postura de drogas: es de sabios rectificar