Gobierno Federal
tlcan_notas2290717.jpg
Notimex

México tiene cuando menos 3 temas que no cederá ante EUA en TLC

Mié 19 Julio 2017 21:09

Se suman nuevas piezas al rompecabezas de la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLCAN). Estados Unidos ya presentó los qués y ahora da a conocer la ruta crítica. La buena noticia: no pretende llegar hasta el proceso electoral de 2018. Pero en el panorama hay nubes grises y negras en sectores y rubros que pueden afectar lo ganado hasta ahora.

El representante comercial estadounidense Robert Lighthizer ya trazó un primer tramo de la ruta, junto con algunas revelaciones periodísticas de las últimas horas

- La primera ronda de negociaciones tendrá lugar en Washington entre el 16 y el 20 de agosto.

- Negociadores de los tres países planean sostener siete rondas de conversaciones que se llevarían cabo con intervalos de tres semanas (Fuente: Reuters)

- De tener éxito, las conversaciones concluirían a principios del próximo año, reduciendo el riesgo de que el proceso pudiera politizarse por las elecciones en el país.


Rondas negociacion TLCAN

Pieza clave para entender lo que busca el gobierno de Donald Trump es saber que John Melle encabezará a la delegación de su país en las negociaciones. Se trata de un experto en política comercial norteamericana y funcionario adjunto del representante de comercio de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental.

- Melle pasó sus primeros años en el gobierno trabajando para el Departamento de Energía en la oficina de política, planificación y análisis.  

- Ingresó en la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR) en 1988.

- Ha cubierto varias regiones en varias posiciones, incluyendo el programa del Sistema Generalizado de Preferencias diseñado para promover el crecimiento económico en el mundo en desarrollo. 

- Desde 2011 tiene su cargo actual.



Será con él con quien se tendrán que lidiar varias batallas. Una de las primeras y más importantes que ya comienzan a dibujarse es la propuesta de Estados Unidos de eliminar el Capítulo 19; ahí se determinan los espacios para resolver casos de defensa comercial sobre mercancías de exportación e importación. De suprimirse, las controversias comerciales dentro del TLCAN se discutirían y valorarían de acuerdo a las leyes estadounidenses. 

Un grupo de legisladores ya advirtió que ceder en ello sería un retroceso enorme, y una derrota para México.


En cuanto a sectores específicos que habría que proteger y resguardar está el de la industria automotriz mexicana: de 13 plantas armadoras en 1994 a 32 ensambladoras en los últimos años, las cuales generan más de 550 mil empleos directos. Otros sectores beneficiados fueron los de las autopartes, pintura, llantas, cristales y refacciones en general.

El sector agrícola también es un punto delicado, pues los beneficios y las pérdidas han sido mutuas. Las exportaciones agroalimentarias de México a Estados Unidos aumentaron de 4 mil millones de dólares a 14 mil mdd a dos décadas. Pero las importaciones aumentaron dejándonos con un déficit comercial; nuestro campo aún requiere de mucha tecnología y apoyo.


También se recuerda que con la apertura, Estados Unidos se convirtió en el principal proveedor de México en tecnología, juguetes, entretenimiento y servicios como bancos, restaurantes, parques de diversiones, cines y Hollywood encontró menos trabas para distribuir sus producciones.

Ahora que el sector energético en el país se abrió a partir de la reforma respectiva, los negociadores mexicanos podrían plantearlo siempre y cuando haya un sentido primordial de seguridad energética a largo plazo.

Cada ronda y capítulo generará controversias y señalamientos. Esa es la Caja de Pandora que comienza a destaparse con este proceso de renegociación entre México, Estados Unidos y Canadá.