Partidos Políticos
12_morena_estados_1200_notas_180619_ml.jpg
Foto: Cuartoscuro

Morena y sus líderes: ¿cuáles son sus zonas de influencia política?

Mar 18 Junio 2019 22:08

El brazo político de Andrés Manuel López Obrador, el partido Morena cuenta con distintos liderazgos a través de los cuales consiguieron el triunfo electoral en 2018, no solo en la Presidencia, sino en amplias zonas del país. Si volteamos a esa institución parecería que la única cabeza visible es su actual presidenta Yeidckol Polevnsky, pero recordemos que tanto en el Congreso como en los estados hay personajes que impulsan la agenda morenista y no se descarta verlos buscando cargos en tres o seis años e incluso disputar el control de la institución.

En el caso de la propia Polevnsky su fortaleza proviene de estar al frente del partido y por lo mismo ha impulsado a quien ella considera debe pelear por puestos de elección popular; si bien su carrera se había desarrollado en la zona centro,  su recorrido por el país han hecho que su influencia política sea más notoria. 

Esto se hizo más patente apenas en Puebla y Baja California, estados cuyas gubernaturas se ganaron en la jornada del 2 de junio; en el caso poblano fue evidente que Yeidckol usó su influencia para mantener como candidato a Miguel Barbosa, de manera virtual como su proyecto personal, aún cuando ocurrió “la rebelión en el Senado” de Ricardo Monreal a favor de Alejandro Armenta. El resultado final fue favorable a la dirigente nacional.


En el norte del país dos figuras son claras: Tatiana Clouthier en Nuevo León y Ricardo Monreal en Zacatecas. En el caso de la vicecoordinadora de la bancada morenista en San Lázaro sus nexos con buena parte de la clase empresarial local han sido claves para mantener el respaldo a Morena y sus políticas; de Monreal se sabe que no ha soltado los “lazos” con el medio político de su tierra natal, además de lo que le dejó ser el coordinador de la campaña de López Obrador en ocho estados del país en la campaña de 2018.


Un panorama similar puede decirse de Delfina Gómez, excandidata a gobernadora y hoy en día delegada federal para la entidad mexiquense, así como de Horacio Duarte, subsecretario del Trabajo. Es innegable que la presencia de Gómez aún es muy recordada entre los mexiquenses por lo que nadie pondría en entredicho su fortaleza política; en el caso de Duarte es por muchos conocidos cómo ha movilizado su “estructura” por muchos años en el oriente del Valle de México, en particular en Texcoco, lo que le dio ventaja en su momento al PRD y de manera reciente a Morena. Por supuesto no debe descartarse que alguno de ellos busque algún puesto de elección en los próximos años.


De manera un tanto más discreta hay que observar el papel que juegue la actual secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, “el pivote” para que se hagan efectivas las promesas de combate a la corrupción:  su hermano Pablo Amílcar Sandoval es el delegado federal en Guerrero, y como en muchos casos, tendría “mano” para buscar un cargo tan relevante como es la gubernatura. 


Por supuesto buena parte de la fuerza e influencia de Morena radica en el Valle de México, donde los líderes son más que evidentes. Por un lado, en la jefatura de gobierno en Ciudad de México, Claudia Sheinbaum tiene “la voz cantante” y con su desempeño podrá mantener un lugar preponderante para colocar “las piezas políticas” que considere pertinentes. 


Otro nombre que debe recordarse es el de Martí Batres, actual presidente de la Mesa Directiva en el Senado; en su historial político está el manejo de estructuras en la capital del país lo que lo llevó a encabezar primero el PRD local y posteriormente Morena. Con miras incluso a la elección de 2024 es un factor a considerar para definir el relevo capitalino, por lo que su desempeño en la cámara alta será fundamental.


Esto es apenas una muestra de los personajes fundamentales de lo que en unos cuantos meses se convirtió en la principal fuerza política del país. La cohesión y unidad de Morena depende en buena parte de sus cercanías y diferencias, de la lucha que hagan por las posiciones y de cómo trabajan a nivel de calle lo que es desde ahora variables fundamentales para las (no tan lejanas) elecciones de 2021 y por supuesto en las de 2024.

Mapa que muestra cómo se distribuyen los liderazgos de Morena