Beto Tavira

Cuando la política besa al espectáculo

Mié 18 Julio 2018 01:00

tavira_amlo_espectaculo_opinion_170718.jpg

La ecuación no es reciente. Durante décadas en México se han sumado algunas de las figuras más destacadas del espectáculo con integrantes de la política, coincidiendo con el mismo resultado: una pareja tan atractiva para las retinas como para los votos en época electoral. Las primeras historias en el siglo pasado corresponden a la actriz Irma Serrano y el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz, así como a la actriz Sasha Montenegro y el expresidente José López Portillo. En el siglo XXI la más reciente y, taquillera, es la de la otrora actriz de telenovelas Angélica Rivera Hurtado y el actual Jefe del Ejecutivo Enrique Peña Nieto.

Dudo mucho que con la Cuarta Transformación llegue la excepción. Con esto no quiero decir que los próximos años Beatriz Gutiérrez Müller deba evitar que su esposo Andrés Manuel López Obrador tenga contacto con cualquier celebridad del canal de las Estrellas. De lo que sí estoy convencido es tanto de las leyes de la biología como de la aritmética y, en los hijos del próximo Presidente de México hay tres jóvenes hombres [José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo Alfonso López Beltrán quienes están solteros y rondan la edad casadera, entre los 35 años de edad, el mayor, y los 25 años, el menor, con una estela altamente apetitosa para las profesionales del medio del espectáculo que son atraídas por el poder. Me queda claro que ellos, de manera oficial, no tendrán un cargo público pero, sinceramente, ser “el hijo del Presidente” tiene más influencia que cualquier titularidad en cualquier secretaría de Estado.