Claudia Ivette

Mayoritear, ¿será el verbo más usado en la LXIV legislatura?

Mar 04 Septiembre 2018 22:58

diputados_morena_notas290818.jpg

La avalancha fue determinante. Más allá de las matemáticas parlamentarias que ya todos hemos hecho y conocemos, de porcentajes e infinidad de infografías con curules y escaños teñidos de un color hegemónico, el guinda, y de algunos destellos de azul, rojo, amarillo, verde, naranja y otros colores casi invisibles, la realidad es una sola: MORENA tiene la hegemonía del poder legislativo en el sistema bicamaral de este país. 

¿Qué implicaciones tiene esto en la construcción de nuestro andamiaje jurídico?

La práctica sin duda será una muy sencilla y conocida en México: el mayoriteo

El mayoriteo es una práctica añeja en nuestros congresos federales y locales, y sin duda será una herramienta que como en legislaturas anteriores, se hará sentir. 

Evidentemente,  por ahora es políticamente correcto argumentar que no se hará uso del mayoriteo y que se respetarán los debates privilegiando a la razón por encima del músculo de cada una de las bancadas; pero basta con que los temas más álgidos y al mismo tiempo controvertidos, lleguen a los plenos de los congresos de este país, para que la fortaleza numérica de las bancadas se imponga en los tableros electrónicos de San Lázaro y del Senado de la República

¿Cuáles son los temas que se perfilan para ser los primeros en discutirse? 

El que inauguró la tribuna de la Cámara de Diputados, fue el tema del Fuero. En palabras de Pablo Gómez, “El presidente será sometido a un proceso penal si es acusado de cometer un delito”. También propuso que enfrenten la ley sin fuero los diputados, senadores, consejeros del INE y gobernadores. "Que vayan a los juzgados a defenderse" afirmó. Sin duda este tema que abrió el primer corchete parlamentario, será uno de los más sencillos de discutir, ya que es una deuda con la sociedad mexicana desde hace años. 

La ley de Austeridad Republicana, es sin duda otro tema que ya está más que decidido por los, hasta ahora, 251 diputados de MORENA en la Cámara de Diputados y 55 senadores. 

Es decir, con la mayoría relativa (más votos que otras alianzas) y con la mayoría absoluta (la mitad más uno de los integrantes de cada cámara) de la alianza parlamentaria “Juntos Haremos Historia” conformada por los legisladores de MORENA, PT y PES en ambas cámaras, pueden aprobar, sin negociar con otras bancadas leyes secundarias. 

Un tema importante que también podría lograr MORENA de la mano de sus aliados PT y PES, es la Ley Orgánica de la Fiscalía General que definiría las facultades del Fiscal General. 

Sin embargo, ¿para qué no les alcanza a los aliados de Juntos Haremos Historia? Aún sumando todos sus votos, no alcanzan una mayoría calificada, es decir, el voto de las dos terceras partes de cada cámara. La mayoría calificada, es necesaria para realizar reformas de grado constitucional, por lo cual no podrán tirar las reformas constitucionales a menos que logren consensos con otras bancadas. 

De esta manera, para echar abajo la reforma educativa o la energética, tendrán que aliarse con otros partidos. Pero además, otro candado es necesario, ya que para reformar la constitución, 17 de los 32 congresos locales deberán aprobar también dichas reformas. 

También requieren mayoría calificada para el tan esperado nombramiento del fiscal general de la nación y del fiscal anticorrupción. 

Sin embargo, no olvidemos los matices. Lo cierto es que en el inicio de las sesiones en ambas cámaras, hemos visto ya algunos desencuentros incluso entre los integrantes de la alianza Juntos Haremos Historia, como el protagonizado por Fernández Noroña del PT contra el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, de MORENA. 

Así que la pregunta es: Mayoritear, ¿será el verbo más usado en la LXIV legislatura? o las fracturas entre aliados iniciarán prematuramente.