Fernando Dworak

Delfina y el efecto boomerang

Vie 12 Mayo 2017 06:12

Delfina Gómez y AMLO

Una estrategia mal planeada puede revertirse cual boomerang, particularmente en una campaña. Los mensajes de contraste deben ser concisos y breves o el votante se cansa o termina simpatizando con el atacado. Y el atacante debe posicionarse como una mejor opción o gana el cinismo.

Delfina Gómez ha enfrentado numerosas acusaciones por desvío de fondos. Aunque al parecer afectan tanto a ella como a López Obrador, falta identificar ese impacto en encuestas. ¿Qué esperar? Un grupo de seguidores le creerá ciegamente al tabasqueño y rechazará lo que cuestione su fe. A otros no se les necesita convencer: ya lo odian. Será interesante ver cuántas personas que están entre esos extremos forman su opinión a partir del contraste.

¿Es malo el ataque? No si obliga a los partidos a mejorar sus mensajes y estrategias. Sería bueno para la democracia que el discurso mesiánico se desgaste tanto que López Obrador tenga que recurrir a políticas de transparencia, mismas que ha descalificado como “engaños de la derecha”.

Y sobre todo, quienes atacan deben presentarse como alternativas con el ejemplo. Acusar sin impulsar propuestas o instrumentar medidas para combatir la corrupción es cinismo y simulación. Si no se trabaja ese flanco el boomerang puede regresar.