Hannia Novell

#ConLosNiñosNo

Sáb 17 Agosto 2019 08:50

9_vacunacion_sarampion_1200_notas_260419_ml.jpg

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó de un brote de sarampión a nivel mundial y México no tiene vacunas para proteger a más de 2 millones de niños de una enfermedad mortal.

El organismo internacional reportó que los casos de sarampión en todo el mundo se han triplicado. Entre enero y julio de 2019 se registraron 364 mil 808 casos, frente a 129 mil 239 del año pasado en el mismo periodo. Se trata de la cifra más alta desde 2006.

Los casos más alarmantes en el planeta se han registrado en países azotados por la guerra y la miseria, como el Congo, Madagascar y Ucrania; en otras naciones, como Estados Unidos, la causa de los brotes ha sido la popularidad de los grupos antivacuna que por motivos de conciencia deciden no inmunizar a sus hijos, bajo el argumento de que sus efectos son dañinos y plantean teorías de conspiración entre farmacéuticas y gobiernos.

En México, la causa es diferente: el desabasto de vacunas. La Asociación Mexicana de Vacunología reveló que las coberturas de vacunación óptimas tendrían que ser superiores al 94 por ciento, pero desde 2017, la primera dosis de la triple viral (sarampión, rubeola, parotiditis o paperas), que se aplica a los niños de un año, tuvo una cobertura del 79 por ciento; y del 62 por ciento la segunda dosis, que se aplica a niños de seis años.

Hoy no hay vacunas. Al inicio del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, la Secretaría de Salud denunció al Grupo Laboratorios Imperial Pharma por incumplimiento del contrato, ya que en 2018 dejó sin protección a 776 mil niños contra el sarampión, rubéola y parotiditis. 

Muy bien por esa acción decidida contra la corrupción, por cuidar el dinero del pueblo y exigir a los proveedores el cumplimiento pleno de los contratos.

El problema es que la planeación no es su fuerte, tardaron en hacer un nuevo pedido. Dejaron pasar ocho largos meses para realizar la adquisición de 3.8 millones de vacunas y éstas llegarán hasta diciembre. 

El propio subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, reconoció en una entrevista radiofónica que “el tiempo máximo que da la comercializadora, que es una compañía pública Birmex, Biológicos y Reactivos de México, es hasta diciembre y eso lo hace por asunto de protección contractual, en el peor de los escenarios llegan hasta diciembre”.

Estados Unidos, Brasil y Argentina tienen hoy los brotes de sarampión más elevados de los últimos 25 años. Su cercanía geográfica con México y su intensa relación comercial representan un foco de alerta; qué decir del fenómeno de los migrantes centroamericanos, quienes usan a nuestro país como punto de arranque hacia la Unión Americana y son devueltos a nuestro territorio, mientras en EU deciden su situación legal.

La tormenta perfecta. Tenemos una crisis migratoria, hay una sobredemanda mundial de la vacuna, pocas empresas productoras -que darán prioridad a los países que aseguren la compra y ofrezcan los mejores precios- y México hace un pedido a destiempo, con la bandera de la austeridad.

La Secretaría de Salud informó que hasta el momento suman siete casos de sarampión registrados en México. El más reciente es el de una menor del estado de Chihuahua. A éste se suman los dos ubicados en el Estado de México y los otros tantos de Quintana Roo: además, en San Luis Potosí y Nuevo León se tiene uno en cada entidad. El contagio puede crecer. 

Por eso, reitero: #ConLosNiñosNo.