Mario Campos

No es culpa de la boda

Mié 10 Octubre 2018 02:00

mario_cesar_opinion091018.jpg

Que un próximo funcionario público viva la boda de sus sueños no debería ser noticia. El problema surge cuando forma parte de un grupo político que ha hecho de la austeridad su mantra y motivo de diferenciación.

Por eso, lo que ha pasado en la última semana con César Yáñez no es culpa de nadie más que de él, que se le olvidó con quién ha hecho su vida pública y porque es tan importante la congruencia a la hora de ejercer el poder.

La lección sirve para ellos y para otros que deben recordar que cuando una figura define su superpoder, también define su criptonita.

Un personaje como José Antonio Meade, por ejemplo, acabaría con lo que tiene de nombre si se descubriera que sus presumidos títulos provienen de las imprentas de Santo Domingo.

Como ha ocurrido de hecho ya con no pocos panistas, cuando son descubiertos torciendo la moral que durante años dijeron representar.

La fiesta de Yáñez, y la publicación en el Hola, más allá de haber sido el escándalo de ocasión, son un buen mensaje de lo que le espera a López Obrador y sus colaborares que han puesto muy alto la vara de la sencillez y la austeridad y que con ese criterio serán evaluados desde ya y por los próximos seis años.

¿Quienes piensen colaborar con AMLO - incluyendo a sus amigos y familiares - habrán entendido que el éxito comunicacional de López Obrador será también su cruz? ¿o estarán dispuestos a pagar los costos con el riesgo de ser señalados y vistos como igual que todos los demás? Ya veremos.

@MarioCampos