Mario Campos

Política y Coronavirus

Lun 23 Marzo 2020 05:00

amlo_dr_hugo_lopez_gatell_mr_notas_050919.jpg

La crisis por el Covid-19 es una crisis sanitaria, una crisis financiera que se vivirá sin duda en las calles, y es potencialmente, también una crisis política.

Y lo es porque eventos de esta naturaleza son momentos de definición para los actores, que cuando los saben aprovechar pueden construir grandes carreras o que pueden ser su tumba.

Un ejemplo de lo lo primero es el prestigio que ganó Rudolph Giuliani, el entonces alcalde de Nueva York que ganó reconocimiento mundial tras el 11 de Septiembre -que luego desperdició pero esa es otra historia - mientras que el antiejemplo más conocido en México es el de Miguel de la Madrid, que en la memoria colectiva quedó como un personaje rebasado por la sociedad tras el sismo de 1985.

Hoy, 35 años después, nos encontramos ante otro escenario de crisis que va a medir la capacidad de respuesta del Presidente López Obrador, quien hasta ahora - según el tracking de Consulta - no ha logrado conectar con la población en este momento de fragilidad.

Ya sea porque se empeña en seguir con su agenda - con mañaneras dedicadas al aeropuerto de Santa Lucía - o porque siguió dando besos y abrazos mientras la población comenzaba a aislarse, lo cierto es que el Presidente parece muy desconectado del ánimo social.

Y esa falta de sensibilidad ya está siendo aprovechada por otros actores que ven en la falta de acción una oportunidad para posicionarse. El espacio en especial ha sido aprovechado por algunos gobernadores - el de Jalisco, en especial, pero también los de Guanajuato o Yucatán, entre otros - que han aplicado medidas de restricción antes que lo anuncie el gobierno federal.

¿Son pertinentes esas medidas desde la mirada de la política sanitaria? No lo sé, eso lo valorarán los especialistas, lo que es claro es que en política los vacíos se ocupan y que hoy por primera vez desde que empezó el sexenio vemos actores - incluso el excandidato presidencial, Ricardo Anaya - que están leyendo que hay una necesidad de liderazgo que por prudencia o por incomprensión del momento mundial y de país, AMLO no está ocupando.

Ya veremos en unas semanas si estos pasos marcan un nuevo equilibrio en el tablero político o si desde el gobierno serán capaces de rectificar.

@MarioCampos