Mario Campos

INSABI, una crisis autogenerada

Mar 14 Enero 2020 05:00

12_insabi_sustituye_seguro_popular_servicios_notas_130120_ml.jpg

El gobierno del Presidente López Obrador opera bajo dos premisas: a) todo lo que había antes no daba resultados y b) si se elimina y se le cambia por algo nuevo no habrá nadie que lo lamente. En general la fórmula le ha funcionado y eso le ha permitido desaparecer instituciones como el INEE, colonizar otras como la CNDH o simplemente rebautizar a instancias como el Instituto Para Devolverle al Pueblo lo Robado, antes SAE.

El problema es que aplicar la fórmula todo el tiempo, sin consideraciones, genera también costos políticos y sobre todo sociales. El caso más claro, al arranque del gobierno, fue la desaparición del modelo de estancias infantiles, que en vez de ayudar perjudicó a la población atendida, y ahora con el INSABI, que por la gracia de una reforma legislativa enterró al Seguro Popular.

La medida es delicada, primero, porque deja en la incertidumbre - como han señalado exsecretarios de Salud como Julio Frenk o Salomón Chertorivski - a pacientes, instituciones de salud y gobiernos estatales - pero también porque confirma la incapacidad del presidente y su gobierno para corregir el error. 

Si bien el Seguro Popular - que sí era seguro y sí era popular - debía ser mejorado, no hay evidencia de que la nueva medida sirva en ese sentido, y sí hay testimonios que documentan lo contrario. Y frente a eso, el gobierno vuelve a las descalificaciones de cualquier reclamo, a las acusaciones políticas y al endurecimiento de su posición, en vez de abrir como se ha propuesto, un periodo de espera, para resolver las dudas antes de dar un paso hacia un modelo que hasta el momento ni financiera ni operativamente ha mostrado claridad.

El nacimiento del INSABI marca así una nueva crisis - autogenerada como el desabasto de combustible y medicinas o el fallido operativo en Culiacán - cuyos saldos todavía están tristemente por verse. 

@MarioCampos