Mario Campos

¿Qué festejaron en Tijuana?

Lun 10 Junio 2019 11:30

amlo_marcelo_mitin_defensa_amistad_eua_mr_notas_100619.jpg

El gobierno de México hoy aplica la política migratoria de Donald Trump, las prioridades nacionales -como las de la Guardia Nacional - son decididas en Washington y es evidente que la aplicación de un muro de 6 mil militares para frenar la migración- así sea con el membrete de la Guardia Nacional va a generar más conflictos que soluciones.

Y lo peor, es que nada de eso sació el apetito de Donald Trump, que ni 36 horas  después, ya amenazó con reactivar los aranceles si no se obtienen los resultados esperados.

Así que no hay nada que celebrar. En todo caso se frenaron las tarifas por algunas semanas como quien logra evitar que le peguen un tiro a cambio de entregar la cartera, lo que rara vez conduce a un festejo.

Es verdad, como se ha dicho, que los aranceles también habrían causado un gran daño. Estábamos (y estamos) atrapados entre una opción mala y una peor pero asumir que haber ganado un poco de tiempo es algo digno de aplaudir como una victoria nacional, es no tener el menor sentido de la realidad.

En todo caso, en el pecado (del festejo) también se pagó la penitencia. Pues la realización de un evento de medio pelo, con líderes religiosos como nuevos voceros en eventos oficiales, lejos se quedó del gran acto de unidad nacional que el Presidente había anunciado en un intento claro de alargar el cierre de filas con el Presidente, en una aplicación concreta de lo que los americanos llaman el "rally 'round the flag" que no es otra cosa que el uso de un evento, normalmente una agresión como una guerra o un atentado terrorista, para lograr un momento de respaldo a la autoridad.

¿Cuánta utilidad más le dará el ataque de Trump al presidente López Obrador? Sospecho que poco, porque además al "ganar", el gobierno también perdió pues ya sin los aranceles encima la desaceleración económica seguirá su paso solo que sin la posibilidad de echarle la culpa de todos nuestros males al villano de la Casa Blanca.

Está claro que a esta historia todavía le faltan muchos capítulos pero hasta ahora la inestabilidad de Trump y el penoso festejo de Tijuana, destacan como las cosas que habremos de recordar de este oscuro periodo de la relación binacional.