Mario Campos

El extraño caso Robles

Lun 19 Agosto 2019 02:00

10_carlos_ahumada_rosario_robles_160819_km.jpg

El caso de Rosario Robles, que debiera ser el proceso ejemplar del combate a la corrupción en el nuevo gobierno, se ha convertido en un desfile de desaciertos. 

El primero, la extraña participación de un juez - que resultó ser sobrino de Dolores Padierna y René Bejarano- y que nadie pareció detectar a tiempo hasta que el caso fue revelado en la prensa. 

Ese hecho en sí mismo, por el antecedente del conflicto entren Robles y la familia Bejarano ya genera sospechas y siembra dudas sobre la decisión del juez que tiene a Robles en la cárcel en lo que avanza el proceso y no en libertad. 

El segundo desaseo pasa por la fallida captura de Carlos Ahumada, que no solo mostró una acusación débil en opinión de la justicia argentina, sino que además alimentó la percepción de quienes ven en el juicio a la exJefa de Gobierno una venganza personal de López Obrador y parte de su grupo, en represalia por el conocido caso de los videoescándalos

¿Qué lugar ocupa Carlos Ahumada en los problemas nacionales de hoy? ¿Qué ha hecho que amerite que se le destinen recursos a detenerlo, antes incluso que a personajes como el exgobernador de Chihuahua, César Duarte?

El tema importa porque suma a la idea de que el gobierno de AMLO usa sus recursos con fines políticos antes que con un enfoque apegado a la justicia. 

Percepción alimentada también por las investigaciones contra los promotores de trabajos críticos del entonces candidato López Obrador o contra algunos funcionarios de órganos autónomos que han resultado incómodos. 

Conducta que tristemente no sería nada inusual en la historia del país pero que constituiría una contradicción en un gobierno que promete austeridad pero compra estadios de beisbol, que ofreció cambios en la estrategia de seguridad pero militarizó al país; y que rinde culto a Juárez mientras entrega a las iglesias concesiones de radio y tv. 

Casos, todos estos, que muestran que si bien en el discurso el gobierno  presume ser diferente a sus antecesores, en su actuación -el menos en estos temas- se parece mucho a los demás.