Mario Campos
sna_arely_jacqueline_notas030717.jpg
El incómodo Sistema Nacional Anticorrupción
Dom 09 Julio 2017 21:19

La construcción del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) es un gran avance para la sociedad mexicana, tanto que hoy es blanco de ataques y eso, aunque no lo crean, es una magnifica señal. 

Porque solo se ataca aquello que incomoda. Si el SNA, el Comité de Participación Ciudadana que lo encabeza y los impulsores de este esquema no estuvieran avanzando en su agenda de cambios no serían objeto de descalificaciones por parte de algunos medios y legisladores. Porque si hay algo que sabe hacer la clase política mexicana es simular y bien podría dejar pasar todas sus acciones a menos que estuvieran en riesgo sus intereses y eso es justo lo que está pasando. 

El Sistema que está por entrar en pleno funcionamiento en menos de dos semanas está bien hecho porque no apuesta por la decencia de una sola persona sino por un conjunto de leyes y actores que cambian las reglas del juego. De ahí, por ejemplo, que la Auditoría Superior de la Federación ya esté entregando informes, al menos parciales, a seis meses de concluido el año que fiscalizó, lo que sin duda es una gran noticia si pensamos que antes las revisiones tenían, en el mejor de los casos, 14 meses de retraso; o que hoy tengamos un nuevo marco legal que contempla sanciones mas duras contras las empresas que sean parte de las redes de corrupción.

El SNA mete a los ciudadanos en el corazón de la vigilancia; crea tribunales especializados en el combate a la corrupción y empodera las investigaciones que se hagan desde la PGR.  Es decir que si esta maquinaria funciona bien - y puede hacerlo si cuidamos que lleguen las personas adecuadas - puede hacer una verdadera diferencia en la forma en que operan los gobiernos y por tanto en la manera en que se hace la política en el país. Por eso la necesidad de algunos de frenar cuanto antes este esfuerzo. 

Por eso los ataques, porque solo debilitando su credibilidad es que el sistema político puede ganar. Por eso la necesidad de sembrar dudas, la urgencia por desprestigiar. Porque si eso fracasa, entonces tendrán que cuidar a quién y cómo nombran en posiciones claves del Sistema como la Fiscalía anticorrupción y los magistrados de la sala especializada, y a los políticos les preocupa mucho perder las designaciones de cuotas y cuates que garantizan la impunidad. 

No nos equivoquemos, la clase política está haciendo lo que puede y lo que sabe para intentar que fracase el SNA. Porque se trata de evitar que nazca, que genere esperanza y que cuente con respaldo social.

Pero esta batalla no la van a ganar porque enfrente tienen sin duda a la generación de académicos y activistas más preparada para hacerle frente. Una que sabe de leyes y política, que ha aprendido muy rápido a hacer alianzas dentro y fuera de México, que cada vez comunica mejor, y que sabe que es el momento de hacerse sentir.

En medio de tantas malas noticias la creación del SNA, con todo y las resistencias de muchos políticos y sus medios, es una gran noticia que debemos celebrar y sobre todo acompañar, para que llegue bien a su destino, para que les ponga un algo, para que le cambie la cara al país. 

@MarioCampos / Fb.com/MarioCamposCortes