Maru de Aragón

El giro insólito de Joe Biden

Vie 11 Septiembre 2020 22:00

16_joe_biden_discurso_notas200820ct.jpg

La grave crisis económica causada por la pandemia de COVID-19 está provocando cambios hasta hace poco tiempo impensables en las posturas de muchos políticos. La pandemia ha convertido a grandes defensores del libre comercio y la globalización en entusiastas proteccionistas.

Este cambio de postura se observa claramente en la actual campaña electoral en Estados Unidos (EU). “Si muchos pensaban que Joe Biden, el candidato Demócrata que enfrentará a Donald Trump en las elecciones del 3 de noviembre, podría ofrecer una robusta defensa del libre comercio como alternativa al “nacionalismo económico” de Trump, dice el analista Eric Boehm, hay que ver lo que ha ocurrido en las últimas semanas. Biden, quien desde que era senador y más tarde, vicepresidente, apoyó todas las grandes iniciativas comerciales como el Tratado de Libre Comercio para América del Norte- TLCAN (NAFTA por sus siglas en inglés), la creación de la Organización Mundial de Comercio (OMC), la normalización de las relaciones comerciales con China, el Acuerdo Trans-Pacífico (TPP) y más recientemente el Acuerdo Comercial EU-México-Canadá (T-MEC), ha dado un viraje y ahora apela al proteccionismo económico en defensa de los trabajadores y las empresas estadunidenses. Su objetivo: ganar el voto de la clase obrera.

Su plan económico, dado a conocer a mediados de julio, prevé hacer más estrictas las normas del “Buy American” para obligar al gobierno a comprar casi exclusivamente a proveedores nacionales. Además, propone reducir el número de exenciones que permiten la adquisición de productos extranjeros. Según el Washington Post (WP) esta fórmula podría ser contraproducente debido a que “elevaría los costos y causaría fricciones diplomáticas. Con estos cambios en las reglas del juego se impediría que el gobierno comprara bienes a precios más bajos y llevaría a muchos países a tomar represalias contra EU”, señala este diario.

En los últimos días, en visita a tres estados cruciales del “Cinturón del Óxido”- Michigan, Pennsylvania y Wisconsin- el candidato Demócrata propuso un cargo del 10% para penalizar a las empresas estadunidenses que trasladen su manufactura y empleos al exterior y luego vendan sus productos en EU. Propuso también créditos fiscales del 10% para apoyar a las empresas que inviertan en el país, para las afectadas por el cierre ocasionado por la pandemia y para las que regresen su producción del extranjero.

La revista The Atlantic recuerda que, en el 2008, Barack Obama utilizó el apoyo dado por Hillary Clinton al TLCAN en su contra. Lo mismo hizo Bernie Sanders contra Clinton con el TPP, en el 2016. Cuando Biden se hizo con la nominación contuvo rápidamente las peleas al interior del Partido Demócrata pero no las resolvió. En vez de ello, adoptó todos los puntos de vista sobre comercio de las distintas facciones del partido y los incluyó en su campaña. Sus asesores aseguran que logró una especie de conciliación, de síntesis.

Sin embargo, ante los estragos causados por la pandemia en el mercado laboral, las grandes diferencias entre todas estas facciones podrían estallar en caso de un eventual triunfo de Biden.

Su compañera de fórmula, Kamala Harris, es conocida por su rechazo a los acuerdos comerciales, entre ellos el T-MEC. Fue una de los 10 Senadores que votaron en contra de la iniciativa de ley para poner en marcha el T-MEC. “Para mí, la política comercial tendrá que ver siempre con la protección de los trabajadores estadunidenses. Es esa la razón por la que no estoy a favor de lo que se conoce como NAFTA 2.0”, declaró en Iowa, en agosto de 2019, al explicar su oposición al T-MEC.

El apoyo de Biden al TLCAN y al TPP lo ha perseguido, especialmente entre los obreros sindicalizados cuyo apoyo es indispensable en los estados clave.

No obstante su pasado y la postura de su candidata a la vicepresidencia, el candidato Demócrata sostiene que es la persona idónea para atraer el voto de este sector de la clase trabajadora aunque algunos se muestren escépticos por sus antecedentes.

La campaña de Trump se prepara para atacar a Biden en este terreno. “Los trabajadores de este país- hombres y mujeres- tienen que recordar que Biden apoyó acuerdos comerciales que hicieron desaparecer muchos empleos. Todos sabemos que el candidato Demócrata está recorriendo el país haciéndose pasar por una especie de héroe de la clase trabajadora cuando que, en realidad, su record es exactamente el opuesto”, declaró Tim Murtaugh, director de comunicaciones de la campaña de reelección.