Maru de Aragón

Estados Unidos jamás será socialista

Vie 14 Febrero 2020 07:00

10_caucus_iowa_democratas_problemas_notas_040220_ml.jpg

Los Demócratas de Estados Unidos (EU) están al borde de una guerra interna, muy divididos por la cuestión de quién deberá ser su candidato a la presidencia.

Como dice el New York Times (NYT) “el espectro de las luchas internas del 2016 proyecta nuevamente su sombra”. Según el Washington Post (WP) la lucha ha ido en aumento desde el desastre ocurrido en las primarias de Iowa, las dos

derrotas sufridas por el ex vicepresidente Joe Biden, y el cambio en las reglas para participar en los próximos debates televisados a nivel nacional, proceso que podría beneficiar al multimillonario ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg.

Sin embargo, el surgimiento de Bernie Sanders como el favorito para la nominación está generando temores y divisiones con los moderados que consideran que un giro a la izquierda podría costarles no solo la oportunidad de recuperar la Casa Blanca sino conservar la mayoría en la Cámara de Representantes y tomar el control del Senado. La fuerza con que avanza Sanders no ha hecho más que intensificar la honda división ideológica entre las alas liberal y moderada del partido.

De acuerdo con el Financial Times (FT) la perspectiva de nominar al candidato presidencial más anti-establishment desde 1972, con George McGovern, tiene muy nerviosos a los Demócratas moderados que buscan desesperadamente una alternativa. Sostienen que Sanders, de 78 años quien se auto describe como “demócrata socialista”, no tiene ninguna posibilidad de ganar en una elección general. Una encuesta realizada en noviembre del año pasado por la empresa Gallup confirma esta postura: el 39% de los estadunidenses tiene una opinión positiva del socialismo mientras que el 57% lo ve de manera negativa.

El propio presidente Donald Trump, en su discurso del Estado de la Unión advirtió: “Estamos alarmados por los nuevos llamados para adoptar el socialismo en nuestro país. EUA fue fundado sobre la libertad e independencia y no sobre la coerción, el dominio y el control del gobierno. Nacimos libres y seguiremos siendo libres. EU jamás será una nación socialista”. El New York Times señala que el desplome de Biden, considerado como el candidato con más probabilidades de vencer a Trump, y la fragmentación del voto de los moderados entre varios candidatos solo está favoreciendo a Sanders. 

2_trump_video_twitter_4eva_notas_050220_ml.jpg

No obstante, dice, la carrera apenas comienza y aunque Sanders ganó en New Hampshire el 25.8% de los votos, la mayoría de los electores - el 53%- votó por el trío conformado por candidatos moderados: Klobuchar, Buttigieg y Biden.

Por ahora, las esperanzas de los moderados están puestas en Klobuchar, senadora por Minnesota quien ocupó el tercer lugar en New Hampshire. Pero en caso de que la senadora no despuntara en los siguientes comicios, el liderazgo

demócrata tiene listo un plan “B”: Bloomberg, quien tendrá su prueba de fuego la semana próxima en un debate televisado en Las Vegas. Bloomberg, quien no participó en los comicios de Iowa y New Hampshire, tiene puesta la mirada en Alabama, Carolina del Norte y Tennessee, estados que recorrió en las últimas dos semanas y donde el voto afroamericano podría decidir las primarias. En una señal inequívoca de la creciente fortaleza de Bloomberg y el declive de Biden, tres destacados congresistas afroamericanos ya dieron su apoyo al ex alcalde de Nueva York.

Sanders se prepara para las próximas contiendas en medio de los brutales ataques de los moderados que consideran que su nominación sería suicida para el partido. Sus seguidores denuncian que no solo el sistema está cerrando filas contra él sino que el Comité Nacional Demócrata está maniobrando para boicotear su movimiento en contra del establishment. El primer paso fue haber cambiado las reglas de los debates televisados para beneficiar al ex alcalde de Nueva York. Esta decisión, dicen, refleja el deseo de la élite del partido de encontrar un “salvador” que impida la nominación del candidato socialista.

Muchos estrategas demócratas, señala el FT, esperan que los electores moderados se sientan atraídos hacia el candidato anti Sanders que surgirá una vez que el resto de los aspirantes empiecen a abandonar la carrera.

A menos que en las primarias de Nevada (22 de febrero) y Carolina del Sur (29 de febrero) surja un candidato fuerte, es muy probable que la atomización del voto moderado continúe hasta el Súper Martes (3 de marzo) día en que habrá elecciones en 15 estados y territorios que representan casi el 40% de los delegados en la carrera demócrata. Para conseguir la nominación, son necesarios1991 delegados. 

La gran pregunta, plantea el WP, es si las facciones en pugna serán capaces de crear una verdadera coalición que abarque a distintas generaciones, razas y grupos de diferentes niveles económicos para dar la batalla a Trump, quien arrasó en las primarias de New Hampshire, con el 85.6% de los votos. Hace cuatro años, este estado le dio su primera victoria en las primarias y lo ayudó a catapultarlo a la Casa Blanca. Ahora y a diferencia de los Demócratas, Trump cuenta con el fuerte apoyo de un partido Republicano unido listo para seguir otros 4 años en la Casa Blanca y con la mayoría en las dos Cámaras del Congreso.