Maru de Aragón

Pandemia de Coronavirus amenaza la reelección de Trump

Vie 13 Marzo 2020 10:25

trump_preocupado_coronavirus_mr_notas_120320.jpg

La pandemia global del coronavirus ha entrado de lleno a las campañas políticas de cara a la elección presidencial de noviembre próximo en Estados Unidos. Los Demócratas no dejan de poner en duda la credibilidad y capacidad del presidente Donald Trump para responder a una emergencia de salud pública de esta magnitud.

Por su parte, Trump ha contraatacado acusando a los Demócratas y a los medios de comunicación de exagerar los riesgos a la salud con el único propósito de dañar su campaña reelectoral. Un artículo publicado por el Washington Post indica que los puntos de vista de los estadunidenses también se han polarizado según sus filiaciones partidistas. De acuerdo con una encuesta de YouGov.Economist, citada por este diario, 43% de los electores Demócratas están muy preocupados por el coronavirus; en el caso de los Republicanos, esta cifra es del 12%. Expertos en ciencia política destacan que hay varias formas en que una pandemia puede minar el apoyo para el presidente.

El impacto económico del coronavirus representa el mayor riesgo para la campaña de Trump. La epidemia tiene aterrados a los mercados que temen una recesión mundial. Goldman Sachs proyecta que, como consecuencia del COVID-19, la economía de EU crecería solo 0.9% durante el primer trimestre de este año y no crecería nada durante el segundo trimestre.

El desplome de los mercados, las alteraciones en la cadena global de suministro y las cancelaciones de viajes, que han afectado enormemente a las industrias aérea, de cruceros y a la hotelería, están socavando el principal tema de la campaña reelectoral de Trump: la economía. De hecho, dice el WP, una caída económica podría eclipsar todos los indicadores económicos positivos de los primeros tres años de su mandato. Numerosos estudios muestran que el rumbo de la economía en el año electoral influye mucho más en la elección presidencial que el crecimiento acumulado a lo largo de su gobierno. Los presidentes que buscan la reelección en tiempos de crecimiento económico son más difíciles de vencer.

Otra cuestión muy importante es la respuesta del presidente en tiempos de crisis. Los estudios señalan que los dirigentes son recompensados o castigados por condiciones que, muchas veces, están más allá de su control; un ejemplo son los desastres naturales. Sin embargo, la respuesta cuenta mucho. El mejor ejemplo son las respuestas de los presidentes George W. Bush y Barack Obama a los huracanes Katrina y Sandy. Bush fue muy criticado por la lentitud de su respuesta; su aprobación se desplomó. En cambio, Obama fue elogiado por su actitud

proactiva y hay evidencias que indican que esto tuvo mucho que ver en su reelección en el 2012.

kit_vs_coronavirus

Hasta ahora, Trump ha defendido enérgicamente su desempeño, asegurando que hay una coordinación perfecta con la Casa Blanca para enfrentar una eventual epidemia. Recientemente aprobó un paquete por más de 8 mil millones de dólares para combatir el brote de COVID-19 y tras el desplome de los mercados, anunció un proyecto de recorte de impuestos laborales, apoyo para trabajadores afectados y la suspensión de viajes a y procedentes de Europa. Además, tras reunirse con banqueros de Wall Street, Trump dijo que está listo para ayudar a las pequeñas y medianas empresas a sortear el impacto del COVID-19. Hasta ahora, en EU hay 1,200 casos confirmados y cerca de 40 fallecidos. Se teme que las cifras sean mucho mayores debido a que ha habido retrasos en la distribución de las pruebas de detección.

El Washington Post señala que, no obstante las últimas acciones anunciadas por Trump, los estadunidenses desaprueban su manejo de la crisis. Según la encuesta YouGov-Economist, la desaprobación se disparó del 30%, registrada en febrero al 47% en marzo.

Otra cuestión que debe preocupar a Trump es que la Salud podría convertirse en un tema determinante en esta campaña del 2020 y aquí los Demócratas tienen una enorme ventaja. Una encuesta realizada por el Washington Post y la cadena de TV ABC, en noviembre del 2018 indicaba que la mitad de los electores registrados confiaba más en los Demócratas en lo que toca a temas relacionados con la salud. La cifra caía al 34% en cuanto a los Republicanos. Y hay una razón muy clara: desde que llegó a la Casa Blanca, dice businessinsider.com Trump se ha dedicado a desmantelar programas de gobierno que son esenciales para combatir una crisis de salud global. No solo eliminó el programa Obamacare que buscaba dar atención médica a bajo costo sino que ha reducido el gasto en salud, a nivel nacional, en 15 mil millones de dólares, según la revista Foreign Policy.

En el caso de los precandidatos Demócratas, tanto el ex vicepresidente Joe Biden como el senador Bernie Sanders podrían beneficiarse políticamente de esta crisis. Para Sanders, una emergencia de este tipo justificaría su principal tema de campaña: Salud Universal para Todos. Sin embargo, la experiencia de Biden en épocas de crisis durante el gobierno de Obama – por ejemplo el brote de ébola en EU en el 2014- haría que muchos electores se inclinaran por él.

Es muy temprano para afirmar que el coronavirus afectará el proceso electoral. Por el momento, señala el Washington Post, las campañas, los partidos y las autoridades electorales estatales se esfuerzan por seguir al pie de la letra las advertencias de los expertos en salud al tiempo que tratan de salvaguardar el proceso democrático de una pandemia cuyo alcance aún es difícil de predecir.