Sergio Sarmiento

El pleito de los salarios

Mié 12 Diciembre 2018 02:00

scjn_amlo_salarios_sarmiento_opinion511218.jpg

“Dicen que no es cierto que ganen 600 mil pesos mensuales –declaró ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre los ingresos de los ministros de la Suprema Corte--. Pues tengo la información. Es cosa de verla en el presupuesto. Son 7 millones de pesos al año en sueldo bruto más otras prestaciones.”

La Suprema Corte ha respondido que los ministros ganan 269 mil pesos al mes y ha difundido el Manual de Remuneraciones publicado en febrero en el Diario Oficial de la Federación para respaldar su posición. El presidente, sin embargo, no ha querido aceptarlo y ha afirmado: “No tengo la menor duda de que son los servidores públicos mejor pagados del mundo. Solamente Donald Trump gana más que el presidente de la Suprema Corte.” 

La verdad es que el primer ministro de Singapur gana 1.6 millones de dólares al año y el de Suiza 495 mil. Donald Trump gana en cambio 400 mil dólares al año. Pero ese no es el tema, sino las razones que están llevado al presidente a bajar por decreto los sueldos de los altos funcionarios del gobierno y del poder judicial. 

López Obrador y sus seguidores, particularmente los coordinadores de Morena en el Congreso, afirman que los sueldos altos son una forma de corrupción. Pero esta es una visión muy peculiar de los salarios, los cuales pueden ser altos o bajos pero no son por sí mismos ni corruptos ni honestos. Quizá lo que busca el presidente es desplazar a los funcionarios profesionales para reemplazarlos con simpatizantes dispuestos a recibir cualquier sueldo a cambio de participar en su gobierno. 

El problema es que el artículo 14 de la Constitución señala que ninguna ley puede tener efectos retroactivos, mientras que el 94 establece específicamente que la remuneración de jueces, magistrados y ministros no podrá ser disminuida mientras estén en su encargo. La razón de esta disposición es evitar que el gobierno presione a los jueces recortándoles el ingreso. Pero esto es precisamente lo que el gobierno de López Obrador parece estar tratando de hacer. 

La posición de la actual administración es que los funcionarios serán más honestos si ganan poco y que no habrá problema para encontrar a personas calificadas para cumplir con las tareas de gobierno, aun cuando ganen menos que sus predecesores. Sin embargo, en este momento hay cuando menos 300 vacantes en el Banco de México, una institución que requiere de personal altamente calificado, y no queda claro si será posible reemplazarlos con profesionales de la misma capacidad de quienes renunciaron o solicitaron retiros anticipados para evitar el recorte de sueldos. 

Los secretarios del nuevo gabinete ganarán en el nuevo gobierno sueldos de 98 mil pesos al mes, o alrededor de 44 mil dólares al año. Esto los pondrá entre los funcionarios peor pagados de su nivel en el mundo. La gran pregunta es si buscarán compensar estos sueldos con ingresos adicionales o si estarán satisfechos simplemente con trabajar para la Cuarta Transformación

Twitter: @SergioSarmiento