Sergio Sarmiento

AMLO y Trump

Mié 08 Julio 2020 05:00

2_amlo_trump_notas_050520_ml.jpg

Cuando un presidente mexicano llega a Washington a una visita con su homólogo estadounidense es muy raro que los medios locales presten atención. Ni la radio ni la televisión lo consideran digno de mención; y si los periódicos llegan a incluir una nota, lo hacen siempre en un rincón perdido de las páginas interiores.

Andrés Manuel López Obrador es, sin embargo, un visitante mexicano muy distinto. Su viaje a Washington ha generado una atención considerable, en parte porque su personalidad y sus políticas han sido controvertidas, pero también porque visita a un presidente tan polémico y polarizante como él… y en un momento en que la Unión Americana se enfila ya a las elecciones del próximo noviembre.

Si se añade que López Obrador ha llegado a Washington en un vuelo comercial, cosa inusitada para un gobernante internacional, el interés se vuelve todavía más intenso. La atención de los medios estadounidenses al presidente mexicano es inusitada, pero comprensible.

A Donald Trump la atención lo favorece. Su invitación a López Obrador para celebrar la entrada en vigor de un tratado comercial con México y Canadá, cuando él siempre se había opuesto al libre comercio, tenía como propósito atraerse un mayor voto de los ciudadanos de origen mexicano. Parece difícil que estos lo favorezcan, si consideramos las descalificaciones a los mexicanos, las promesas de construir un muro fronterizo y el maltrato a los jóvenes dreamers, pero la política tiene razones que la razón desconoce.

El T-MEC, por lo pronto, se convierte en un cimiento para construir una mejor relación económica entre México y Estados Unidos. Quizá por eso el presidente López Obrador ha preferido hacer caso omiso de la divulgación, el día anterior, de fotos de Trump que ilustraban los avances (pocos) de su hiriente muro fronterizo. Los dos se necesitan. Trump obtuvo solo el 19 por ciento del voto hispano en 2016; si logra subirlo a 25 o 30 por ciento, sus perspectivas de reelección serán mucho mejores. López Obrador, mientras tanto, necesita para mejorar la situación económica de México el respaldo del país que absorbe el 80 por ciento de las exportaciones nacionales, que general el 60 por ciento de la inversión extranjera y del que se emiten casi todas las remesas que llegan al país.

La única gran duda es si los demócratas en la oposición, que en este momento encabezan las encuestas, se sentirán molestos con una visita que parece un abierto respaldo a un presidente impopular que ellos buscan derrotar en las urnas.

Twitter: @SergioSarmiento