Sergio Sarmiento

Sin ingresos

Mié 01 Abril 2020 05:00

19_negocios_cerrados_covid19_notas310320ct.jpg

El gobierno federal decretó el estado de emergencia sanitaria el 30 de marzo. La medida era quizá políticamente inevitable, por la presión de la gente atemorizada por el nuevo coronavirus, pero las consecuencias económicas podrían ser muy duras.

Al restringir las actividades económicas “no esenciales” se está acelerando el desplome de la economía. Esto está llevando a una situación realmente dramática a millones de personas que se están quedando sin ingresos de la noche a la mañana.

Para el gobierno es relativamente fácil establecer esta emergencia. Los burócratas seguirán recibiendo su sueldo, ahora sin tener que trabajar y sin que los ciudadanos reciban servicios públicos a cambio de sus impuestos. El gobierno ha pedido además a las empresas que sigan pagando sueldos e impuestos, aunque dejen de percibir ingresos.

Muchos funcionarios tienen la idea de que las empresas son por definición grandes y prósperas. La verdad es muy distinta. El 95 por ciento de las compañías que operan en México son micros o pequeñas, con menos de 10 empleados. La enorme mayoría no podrá aguantar sin ingresos ni siquiera el mes que dicen las autoridades durará la emergencia. Pero la verdad es que, si la experiencia de otros países es guía, no será un mes, sino por lo menos tres, los que habrá que detener operaciones, sin dejar de erogar sueldos, impuestos y alquileres.

Este 31 de marzo el gobierno de la Ciudad de México ordenó el cierre de plazas comerciales y tiendas departamentales. Ya estos comercios estaban afectados por la falta de clientes, pero para muchos comercios la situación se vuelve ahora crítica. Las políticas gubernamentales están empujando a la economía al precipicio. Es verdad que varios países desarrollados han adoptado medidas similares, pero han compensado a las empresas con dinero público. En México eso no está ocurriendo.

Twitter: @SergioSarmiento