Gobierno Federal
amlo_epn1200_otas6190718.jpg
EPN y la transición con AMLO: ¿su regalo sería el TLCAN?
Jue 19 Julio 2018 21:30

Hay señales claras de que la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) por fin se reactiva luego del “impasse” electoral en México. Clarificado el panorama de quién será el próximo presidente y que no habrá grandes turbulencias, el gobierno de Enrique Peña Nieto retoma el camino con un “plus”: esto podría ser el gran legado de su administración para que el eventual gobierno de Andrés Manuel López Obrador pueda iniciar “liberado” de esta asignatura.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, confirmó que este 26 de julio se reanudará la renegociación con un encuentro bilateral entre México y Estados Unidos; la clave es una reunión con el representante comercial, Robert Lighthizer; la siguiente escala es con la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland.


En entrevista con Grupo Radio Fórmula adelantó que técnicamente es factible que el TLCAN salga en cinco semanas; “tenemos prácticamente los textos de todo, ahora políticamente se requiere tener conciencia de que hay que tener flexibilidades de todas las partes para poder llegar” explicó a detalle.

Incluso ya puso en la mira una fecha con implicaciones políticas: no puede ir más allá del 25 de agosto porque ya se tiene la idea de que la actual administración en México lo firme, el 25 de noviembre, con la respectiva ratificación de la nueva Legislatura del Congreso de la Unión. Así el próximo presidente Andrés Manuel López Obrador no cargaría de inicio esa "pesada losa” que es renegociar el TLCAN con el gobierno de Donald Trump.


De ahí la relevancia que en su momento significó el anuncio del secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, de que los equipos de las administraciones entrante y saliente colaborarán de manera conjunta, “de la mano”.


En la charla con Radio Fórmula, Guajardo hizo ver que a final de cuentas todas las señales tienden a que el gobierno de Enrique Peña Nieto le deje resuelto al de López Obrador el TLCAN 2.0; sobre la posibilidad de que él continuara como funcionario, lo descartó de facto al plantear que se firmaría antes de diciembre. Por que a fin de cuentas sería el último momento de brillo del mandatario mexiquense; se marcharía con la tranquilidad de que deja esa “columna” para que la nueva administración inicie y avance sin problemas en ese rubro.

Por supuesto que puede haber otras variables económicas a considerar para que Peña Nieto se vaya con “broche de oro”: la cotización peso-dólar, los plazos de bonos de deuda que tengan vencimiento en diciembre; el manejo de las reservas internacionales y las decisiones de política monetaria del Banco de México. En suma, revisar que se vaya y no deje la economía “prendida con alfileres” al menos en el primer trimestre del nuevo sexenio.


A su vez puede haber factores como actos criminales o de inseguridad que generen tensión en la salida y entrada de los respectivos gobiernos. Pero desde ahora se aquilata por parte de López Obrador que no vaya a tener ese “lastre” y pueda tratar de tú a tú con Donald Trump bajo sus términos; sin la presión de arreglar todavía un TLCAN que deba beneficiar a los tres países de Norteamérica.

CCE ve Alianza del Pacífico como pieza clave para TLCAN