Gobierno Federal
rectores1200_notas2070918.jpg
Foto: Cuartoscuro

Vasconcelos a Narro, los rectores de UNAM con nexos políticos

Vie 07 Septiembre 2018 14:56

Gráfico rectores UNAM

Algunos de los rectores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) llegaron al cargo, luego de haber formado parte del gabinete presidencial. Otros en cuanto acabaron su rectorado se incorporaron al Gobierno Federal, incluso sonaron para ser candidatos a la Presidencia. Desde José Vasconcelos hasta José Narro, varios rectores destacan por sus vínculos políticos, la mayoría con el PRI debido a la hegemonía en el poder por 71 años.

La figura del rector se encarga de negociar con el Gobierno Federal el mejor presupuesto para la institución. Por la Máxima Casa de Estudios han desfilado exsecretarios de Estado, impulsados por los presidentes en funciones, y es que su capacidad para el diálogo permitió  apagar fuegos internos con sindicatos y estudiantes. Curiosamente las crisis, protestas y movimientos en la UNAM han coincidido con los tiempos electorales del país, se registraron dos años antes, el mismo año o uno después de los comicios federales. 

José Vasconcelos: primer secretario de Educación Pública del país y el noveno rector de la Universidad Nacional, antes de que obtuviera la autonomía y se transformara en la UNAM

En 1909, previo a la Revolución, Francisco I. Madero lo invitó a trabajar en su campaña presidencial. Para 1914, el entonces presidente, Eulalio Gutiérrez, nombró a Vasconcelos como secretario de Instrucción Pública. Después el presidente interino Adolfo de la Huerta lo designó rector de la Universidad Nacional de México en 1920, ahí se mantuvo por un año.     

Durante el gobierno de Álvaro Obregón surgió la Secretaría de Educación Pública (SEP) y se la encargó a Vasconcelos, este realizó la primera reforma educativa, con programas de instrucción, escuelas rurales y edición de libros.

Antonio Castro Leal: su rectorado se desarrolló entre 1928 y 1929, justo cuando ocurrió una huelga estudiantil porque las autoridades pretendían regular los exámenes. El gobierno de Emilio Portes Gil temía que el conflicto fuera utilizado a favor de la campaña de José Vasconcelos, así que accedió a otorgar la autonomía universitaria para arreglar el problema. Castro Leal renunció a la rectoría de la Universidad, años más tarde se desempeñó como representante de la Secretaría de Gobernación y director de Supervisión Cinematográfica de 1945 a 1949.

Javier Barros Sierra: fungió como secretario de Obras con Adolfo López Mateos. También se encargó del Instituto Mexicano del Petróleo y de ahí saltó a la rectoría de la UNAM. Fue compañero de gabinete de Gustavo Díaz Ordaz, quien tenía la Secretaría de Gobernación. 

A Barros Sierra le tocó el movimiento estudiantil de 1968 y la crisis por la matanza de Tlatelolco en el emblemático 2 de octubre. Enfrente estaba Díaz Ordaz, ya como presidente de la República, a su gobierno se le atribuyó la represión de los estudiantes, detenciones ilegales, persecuciones y desapariciones


Jorge Carpizo: rector de la UNAM de 1985 a 1989 intentó hacer una serie de reformas que fueron rechazadas por el llamado Consejo Estudiantil Universitario (CEU). Eso tambaleó la permanencia de Carpizo en la UNAM, pero contó con la colaboración de José Narro, quien fue interlocutor con los inconformes y logró evitar que el conflicto creciera. 

Al dejar su encomienda universitaria, Carpizo fue nombrado ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Después Carlos Salinas de Gortari, entonces presidente, lo buscó para designarlo presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Salinas hizo ajustes en su equipo y envió a Carpizo a la Procuraduría General de la República (PGR), luego lo convirtió en secretario de Gobernación en medio de la crisis por la aparición del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en Chiapas y las elecciones de 1994. En el sexenio de Ernesto Zedillo lo colocaron como embajador de México en Francia.

Francisco Barnés de Castro: fue subsecretario de Energía en el gobierno de Ernesto Zedillo, quien lo promovió para ser rector de la UNAM en 1997. Sin embargo, Barnés propuso elevar las cuotas y eliminar el pase automático, de las escuelas de bachillerato  incorporadas a la UNAM, a las facultades. El beneficio sería de los egresados de las preparatorias y Colegios de Ciencias y Humanidades (CCH), pero solo si cumplían con  ciertos requisitos. 

Las reformas de Barnés derivaron en una huelga de 11 meses (1999-2000), justo cuando los mexicanos votaron por nuevo presidente. Al final, Barnés se vio obligado a renunciar. 

Juan Ramón de la Fuente: formó parte del gabinete de Ernesto Zedillo, como secretario de Salud. Se convirtió en rector en medio de la crisis por la huelga de 1999-2000. La rectoría de De la Fuente fue cuestionada porque la Policía Federal ingresó a Ciudad Universitaria para romper la huelga y arrestar a los jóvenes inconformes. 

Ahora es el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, quien propone a Juan Ramón de la Fuente como embajador de nuestro país ante Naciones Unidas


José Narro: militante del PRI que en 2007 asumió como rector de la Universidad Nacional, donde se mantuvo hasta 2015. Un año después Enrique Peña Nieto lo designó secretario de Salud. Durante 2017, Narro sonó para ser el candidato priista a la Presidencia, debido a su trayectoria limpia y sin escándalos políticos. Quienes conocen a Narro destacan su capacidad negociadora en los conflictos universitarios de finales de los 80, y la huelga del 2000.  

Un problema reciente en la UNAM es la inseguridad en Ciudad Universitaria, en las escuelas preparatorias, los Colegios de Ciencias y Humanidades y las facultades de estudios superiores. En los medios nacionales ven un factor político en el asunto de la violencia, la presencia de grupos radicales y hasta de redes criminales, dedicadas al narcomenudeo. 

Seguridad en la UNAM en tiempos de Graue: el factor político