Partidos Políticos
14_alito_duarte_lozoya_170720_km.jpg
Fotos: TW/@alitomorenoc y Cuartoscuro.com

A menos de 1 año de 2021, PRI se separa de Lozoya y César Duarte

Vie 17 Julio 2020 17:27

En medio de casos como la extradición del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya; y la reciente captura del exgobernador de Chihuahua, César Duarte, el PRI intenta desmarcarse y reposicionarse con miras a las elecciones intermedias de 2021. Aseguraron que no “serían tapadera de nadie” e insiste en borrar la huella de estos personajes que llegaron al poder de la mano de esa fuerza política.

La dirigencia priista, que encabeza Alejandro Moreno, ha intentado posicionar una campaña denominada “Échale la culpa al PRI”, desde febrero de este año; sin embargo, ha coincidido con la captura de Emilio Lozoya, en España, y meses después con la de César Duarte, en Estados Unidos. Esto, en vez de beneficiar contribuyó a las críticas morenistas y a una anticampaña en las redes sociales.

PRI tratando de alejarse de Lozoya

Lozoya era cercano al expresidente Enrique Peña Nieto, quien lo tuvo como colaborador en su campaña presidencial en 2012 y luego le dio la dirigencia de Petróleos Mexicanos. Actualmente lo acusan de recibir sobornos de la empresa brasileña Odebrecht, mientras este, hace unos años celebraba al partido, ahora su líder nacional asegura que “no hay registro, ni en el padrón actual ni en el histórico” de que haya formado parte de su militancia. Lo que llama la atención es que Lozoya Austin viene de una cuna priista, pues tanto su abuelo, Jesús Lozoya; como su padre Emilio Lozoya Thalmann, militaron en ese partido.

Caso César Duarte

Tras la captura del exgobernador de Chihuahua, emanado de ese partido, -a quien entre otros ilícitos se le señaló por presuntamente desviar fondos públicos para financiar campañas del PRI- además de condenar el acto de corrupción, el priismo aseguró que “hizo lo que tenía que hacer como partido político”, expulsarlo, luego de que traicionó su confianza y la de la ciudadanía.

Ahora con Morena en el poder federal, en la mayor parte de las entidades y con la mayoría en el Congreso, Moreno Cardenas, ha repetido en reiteradas ocasiones que lo que distingue a su partido es “que ofrece respuestas”, además de que cuenta con “los Gobernadores con mejores resultados de atención en la crisis sanitaria”, pues el priismo sabe “como nadie” la responsabilidad de gobernar.

Parte de la estrategia priista a menos de un año de la próxima elección es deslindarse de los casos más escandalosos de corrupción por parte de personajes emanados de sus filas, así como en su momento lo hicieron con los exgobernadores de Veracruz y Quintana Roo, Javier Duarte y Roberto Borge, respectivamente.

Buscan alianza salvavidas

Con las miradas puestas en la próxima elección el tricolor por ahora, se encontrarían en pláticas con el PRD para una posible alianza en busca de derrotar al partido que llevó al triunfo a Andrés Manuel López Obrador en 2018.

Alejandro Moreno Cardenas, su dirigente, se ha encargado de difundir una campaña en redes sociales con el fin de hacer ver al electorado que son la mejor opción para la ciudadanía para 2021, sin embargo no descarta echar mano a los llamados “viejos priistas” siempre y cuando “vengan a ayudar”.

PRI respalda a Osorio: no usarán a nuestros líderes para golpearnos