Partidos Políticos
06_descendientes_zapata_madero_cardenas_1200_notas_080119_ml.jpg
Fotos: Youtube.com/Hector Raul Gonzalez, Moisés Pablo/Archivo /Cuartoscuro.com y Saúl López/Cuartoscuro.com Descendientes de revolucionarios en la política del siglo XXI
Mar 08 Enero 2019 20:00

Un contingente de familiares de Emiliano Zapata busca tener injerencia en la política actual de su estado natal. Esto pone de relevancia la importancia de contar con un apellido relacionado con el movimiento de la Revolución de 1910. A lo largo de los años ha estado presente la familia de Francisco I. Madero y ni se diga de los descendientes del general Lázaro Cárdenas del Río, más que vigentes en la ahora llamada de “Cuarta Transformación” que busca impulsar el actual gobierno.

Todo se detona a partir del anuncio hecho en Morelos por descendientes de Zapata en las instalaciones del Instituto de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac): presentaron una carta intención para poder registrar un nuevo partido político.

Jorge Zapata González, nieto del 'Caudillo del Sur', informó que busca crear el Partido Auténtico Zapatista (PAZ), cuyo objetivo será cumplir con los ideales del revolucionario.  Será en enero de 2020 cuando podrán presentar la solicitud formal; de ahí hasta junio del siguiente año cuando reciban respuesta de la autoridad electoral; por supuesto que buscan desde ahora deslindarse o aclarar que ellos tienen el legado político, y no el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).


En una breve revisión observamos que Francisco I. Madero ha estado presente en la política de los años recientes, gracias a su sobrino nieto, el panista Gustavo Madero; es nieto de Evaristo Madero González, hermano menor del “Apóstol de la Democracia” y de Gustavo A. Madero.

Comparte su rango de “nieto presidencial” con el desaparecido Pablo Emilio Madero, expresidente del PAN entre 1984 y 1987; en 1991 forjaría una escisión partidista, primero al crear el Partido Foro Democrático, hoy sin registro, y luego a otra fuerza política que nunca ocultó nexos con la ultraderecha del Bajío, el Partido Demócrata Mexicano; de acuerdo con politólogos es la base de lo que mucho conocen como el movimiento de “El Yunque”.


Del Gustavo Madero del siglo XXI basta recordar que fue diputados federal por Chihuahua y luego senador donde escaló cargos hasta ser coordinador de la fracción parlamentaria del PAN: presidente nacional del partido entre diciembre de 2010 y marzo de 2014, donde respaldó la estrategia del Pacto por México, aplicada por el entonces presidente Enrique Peña Nieto.


Finalmente, pero no menos relevante, el papel del apellido Cárdenas en la transición democrática del siglo XX e inicios de esta centuria. El hijo del general Lázaro Cárdenas del Río, Cuauhtémoc Cárdenas, fue gobernador de Michoacán de 1980 a 1986; encabezó el cisma democrático del PRI en 1987 para luego competir por la presidencia en 1988, en un proceso cuyo resultado dejó dudas y sospechas de fraude; fundó el partido de la Revolución Democrática (PRD) en 1989 del cual fue candidato presidencial en tres ocasiones. Primer jefe de gobierno electo en 1997 del entonces Distrito Federal. Dejó el PRD en 2014 para impulsar otro movimiento de carácter civil e intelectual.


Su hijo Lázaro Cárdenas Batel, nieto del general, es quien más ha participado en el ámbito político. Fundador y activista del PRD, en el 2000 fue electo Senador de la República. En el año 2001 ganó la gubernatura de Michoacán y se convirtió en el primer gobernador no priísta; Felipe Calderón ha dicho que él le solicitó la presencia del Ejército en la entidad para contener a los grupos criminales en diciembre de 2006.

Pocos saben que Cárdenas Batel es miembro del Consejo Asesor del Programa de Latinoamérica en el Wilson Center, además de Jefe de Misión de numerosas observaciones electorales por parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA). El 21 de agosto de 2018, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador lo presentó como jefe de Asesores para su gobierno.

Descendientes de revolucionarios en la política del siglo XXI

En la bruma del tiempo y de otras actividades se pierde el legado familiar y político de Venustiano Carranza, Álvaro Obregón o Plutarco Elías Calles; eventualmente alguno de sus descendientes aparece para recordar su herencia en el México de los últimos 100 años. Por lo pronto Zapata, Madero y Cárdenas están vigentes para ser parte de los personajes y de la agenda pública en este México del siglo XXI.

AMLO compara su movimiento con la Independencia y Revolución