Partidos Políticos
13_morena_yeidckol_rojas_cuellar_lujan_notas210520ct.jpg
Fotos: Cuartoscuro.com

Morena y su nueva dirigencia congelada por COVID-19, la ruta a seguir

Jue 21 Mayo 2020 20:54

Una de las agendas políticas pendientes es el proceso de renovación de la dirigencia nacional de Morena. Quedó “congelado” debido a la contingencia sanitaria por la epidemia de coronavirus o COVID-19 pero todo indica que en cuanto las condiciones lo permitan el asunto “estallará” entre los involucradas. Basta ver que algunas voces han vuelto a abordar el tema y la polémica se retomó entre los aspirantes; de ahí que solo basta recordar en qué nos quedamos al respecto.

Una “dirección colegiada” criticada

El tema reaparece en la agenda informativa tras la propuesta de la vicepresidenta de la mesa directiva en la Cámara de Diputados, Dolores Padierna, para crear una coalición colegiada que asuma la dirigencia. Consideró que es urgente consolidar a Morena como “una fuerza social organizada”; hizo un llamado a abandonar “actitudes sectarias” y reunir liderazgos para consolidarse como la Cuarta Transformación que la historia requiere.

En entrevista con La Razón, la secretaria general del partido, Yeidckol Polevnsky, aclaró que los estatutos del partido no contemplan ninguna figura de dirección colegiada, por lo que esa opción queda completamente descalificada. “Lo que dice Dolores Padierna no existe en nuestros estatutos, por tanto no es aceptable. Morena sólo puede hacer lo que dicen los estatutos porque si no está ahí, cualquiera que impugne lo gana; así de fácil, entonces no se puede”, señaló.

Alejandro Rojas Díaz Durán, aspirante a la dirigencia nacional de Morena, considera que está “a destiempo” la propuesta. En entrevista para Político.mx consideró que “más bien es momento de que haya encuestas como lo propuso el presidente Andrés Manuel López Obrador. Encuestas abiertas al pueblo de México para que se decida no solo quién debe ser la dirigencia nacional, sino también estatal y municipal en todo el país”.

Entonces, ¿en qué nos quedamos?

En Morena, la elección interna se ha postergado por más de medio año. El primer congreso convocado fue suspendido por falta de acuerdos, en diciembre de 2019 pasó lo mismo. El 27 de enero de 2020, Alfonso Ramírez Cuéllar fue designado presidente interino del partido por el Comité Ejecutivo Nacional; elección que fue inválida según acusó en su momento Yeidckol Polevnsky, quien fungía como la dirigente en funciones; sin embargo la decisión recibió el respaldo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Para el 30 de marzo se emitió una convocatoria para elegir, de forma definitiva, al presidente y secretario general a través de un congreso nacional a realizarse entre el 27 de junio y 5 de julio; sin embargo, también quedó suspendido debido al brote de COVID-19.

Ahora ¿qué sigue?

Justo una semana antes del aislamiento Yeidckol Polevnsky, Mario Delgado y Alejandro Rojas Díaz Durán construían un acuerdo para evitar que en la elección interna de Morena se pretenda hacer uso del padrón de al menos 300 mil afiliados y que la encuesta para elegir a la dirigencias nacional y en los estados, sea cerrada.

Por su lado, Alfonso Ramírez Cuéllar planeaba reunirse con el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova para analizar los escenarios de Morena ante la inevitable posposición por la contingencia sanitaria por el brote. El encuentro ocurrió el 23 de marzo; al salir el morenista se dijo dispuesto a que la encuesta para renovar su dirigencia sea organizada por el INE, siempre y cuando los aspirantes lo soliciten y lo paguen.

Justo en esos días finales de marzo, durante un foro jurídico con expertos en temas electorales, Alejandro Rojas propuso a los aspirantes a la dirigencia de Morena analizar que el proceso se pospusiera un mes, para dejar pasar la etapa más crítica de la epidemia. Incluso adelantaba que enviaría al TEPJF un oficio para solicitar la ampliación de la prórroga fijada en 120 días para reponer la elección.

Al respecto, Polevnsky señaló que el proceso a seguir para renovar la dirigencia de Morena debe ser mediante “asambleas selectivas y encuestas”; en la entrevista con La Razón advirtió que “mientras haya el problema de la pandemia no se puede avanzar bajo ninguna circunstancia”.

Las tensiones se hicieron evidentes de nueva cuenta ante la propuesta para que el Inegi pueda hacer nuevas mediciones la riqueza patrimonial; ante las críticas generalizadas, Dolores Padierna planteó “oportunamente” lo de la dirección colegiada, al tiempo que esa idea era considerada “no correcta” por el presidente de la república. Alfonso Ramírez Cuéllar defendió su posición al enfatizar que “yo estoy aquí en la presidencia de Morena para lograr este anhelo y el Estado de Bienestar. Yo no estoy aquí de florero ni de barandal de pleitos internos”. La discusión sigue abierta.

Ramírez Cuéllar pediría permiso en Morena por propuesta sobre Inegi